Toma en San Martín, enfrentamiento entre usurpadores y policíaToma en San Martín, enfrentamiento entre usurpadores y policía.

Preocupación en el conurbano ya que en la última semana la Justicia debió intervenir y ordenar el desalojo de intendencias como La Plata, La Matanza, San Matín, José C. Paz, Mercedes, Florencio Varela, Merlo, entre otras. Sectores donde la pandemia golpea más duramente.

 

Sergio Berni, ministro de Seguridad en la Provincia, había dicho: “Las usurpaciones son en toda la provincia. La situación más heavy, las más pesadas, las más organizadas y consecutivas son en la ciudad de La Plata”.

 

Estos desalojos han terminado, en muchas oportunidades, en enfrentamientos entre los okupas y los uniformados con balas de goma, gases lacrimógenos, corridas, piedrazos, tiros y heridos.

 

Noticias relacionadas

Sobre este tema, el intendente de José C. Paz, Mario Ischii, comentó: “La inseguridad y la toma de tierras son problemas que se agrava día a día, por eso estamos solicitando la intervención de las fuerzas federales. Hace unos días tuvimos un caso muy violento, dos autos cruzaron a una camioneta y los delincuentes bajaron con armas largas. Pocos días atrás se produjo un intento de usurpación en el Barrio Gendarmería, y no es el único caso. Es gente organizada. Estamos muy preocupados. Estamos desbordados en materia de seguridad, por eso necesitamos a las fuerzas de Seguridad de la Nación”.

 

Ischii agregó: “Cuando hablo de inseguridad no separo el delito de los motochorros, que antes no había y ahora hay en José C. Paz, y las tomas: ambas se juntan. En 2018 también hubo una toma en ‘Las 300 casitas', pero fui yo, hablé con los vecinos y les aseguré que las viviendas iban a quedar en las familias que fueron adjudicadas. Después la Justicia y la policía y Gendarmería hicieron lo suyo. Se podía hablar con respeto. Ya no hay respeto. Cuando se pasa una línea todo se complica. A eso se le suma la pandemia y estamos peor. Acá el delito aumentó entre un 70%, un 80%. Las fuerzas federales deben actuar con determinación porque la cosa se está poniendo fea”.

 

Un colaborador del intendente Julio Garro manifestó: “Para nosotros estas tomas, perfectamente organizadas, no tienen nada que ver con demandas de tipo sociales, que hay y son muchas. Las usurpaciones, al menos en La Plata, son fogoneadas políticamente y buscan sacar provecho de una situación cómo está. Si bien la justicia está investigando cada uno de los hechos, creemos que son organizaciones políticas y sociales que están detrás y buscan promover este tipo de acciones. Se estableció, al menos en un caso, que después de la toma se vendían parcelas de terreno por Facebook. Por eso se busca actuar con todo el peso de la Justicia y del poder policial para evitarlas”.

 

Una de las tomas más violentas ocurrió el 17 de julio pasado a las 22.30 en City Bell y cuya causa ya suma 40 imputados a cargo del fiscal Marcelo Romero. Las tareas de desalojo del campamento que se había establecido no fueron sencillas, e intervino personal del Grupo de Infantería, de la comisaría 10, el Grupo de Avanzada GAD y el Grupo Táctico Operativo (GTO), todos pertenecientes a la Policía Bonaerense con asiento en La Plata.

Toma en La Plata, enfrentamiento entre usurpadores y policíaToma en City Bell.

“Un grupo de personas con palos y machetes se reunieron nuevamente a los fines de tomar el predio ubicado al costado de las vías muertas”. En principio, los uniformados, por órdenes de la fiscalía, lograron disuadir a ese primer grupo de personas “en forma pacífica, logrando que se movieran del lugar hacia el costado de la vía y el puente de hierro”, expresó Romero en la causa.

 

En otro de los lugares donde se registró fue en Los Hornos allí se intentó tomar el predio ubicado entre las calles 74 y 155 con casi 600 usurpadores, entre niños y adultos.

Toma en La Plata, enfrentamiento entre usurpadores y policíaToma En Los Hornos. 

Después de varias horas de tensión, golpes, gases lacrimógenos, botellazos y disparos, los terrenos fueron desalojados y cientos de personas fueron puestas a disposición de la Unidad Fiscal de Investigación N° 15, a cargo de Cecilia Corfield.

 

En Merlo también se registró una toma en las calle De la amistad entre Oroño y Ocampo. Allí un grupo de unas 50 personas habían llegado en colectivos “tipo escolar” ocupaban de manera ilegal las tierras.

 

Después de más de dos horas de tensión, algunos incidentes y escenas de pugilato entre policías y usurpadores, “se retomó el diálogo pacífico y se retiraron del lugar. Personal ileso”, destaca el acta policial incorporada a la causa. La causa está a cargo de la UFI Nº 8 de Morón.

Toma en Merlo, enfrentamiento entre usurpadores y policíaToma en Merlo. 

Otra toma se dio en San Martín, en el Barrio 13 de Julio, en la localidad de José León Suárez. Allí un grupo de varias familias, que aseguraban no tener un techo para vivir, tomaron terrenos fiscales abandonados que corren de manera paralela a las vías del ferrocarril.

 

La causa por la usurpación, y el posterior desalojo, quedó a cargo de la Fiscalía N°3 de San Martín. La toma duró varios días hasta que llegó el desalojo por parte de Infantería.

 

Al lugar llegaron más de 100 efectivos policiales que fuertemente armados y con escudos, se impusieron y llevaron adelante el desalojo ordenado por la fiscalía.

 

La Matanza tampoco fue la excepción de estos casos. Uno de ellos ocurrió en Ciudad Evita, unas 300 hectáreas preservadas.

 

La toma ocurrió en las inmediaciones de la Ruta Provincial Nº 1.001 y la calle Atalco y fue impedido apenas el primer grupo de okupas comenzó a instalarse y comenzar a parcelar el terreno. Fue una batalla campal en la cual se impusieron las corridas, las balas de gomas y los objetos contundentes contra la infantería el el grupo GAD.

 

En San Fernando hubo un intento de toma de terrenos que es utilizado en Villa Jardín y desalojado por la policía.

 

Cerca de 500 efectivos de las fuerzas federales comenzaron a desplegarse el viernes por turnos en ocho distritos del conurbano bonaerense para realizar operativos de seguridad conjuntos con la policía provincial, en el marco de un acuerdo entre el Ministerio de Seguridad nacional y el Gobierno de la provincia para prevenir y combatir el delito.