Coronavirus, pandemia, vacaciones, ReutersVacaciones en tiempos de pandemia. Reuters.

Mauchas familias de Europa están este verano (europeo) en una inédita encrucijada: comprar barbijos para protegerse del coronavirus o irse de vacaciones. Luego de la introducción de la obligatoriedad de usar mascarillas en lugares públicos interiores, las autoridades francesas han anunciado que se enviarán gratuitamente por correo 40 millones de mascarillas lavables. Los beneficiarios son más de 7 millones de personas con dificultades económicas.

 

Así lo informó oportunamente el 22 de julio el ministro francés de Sanidad, Olivier Véran, en la candena de radio France 2. El incumplimiento de la obligación de utilizar mascarilla deriva en una multa de 135 euros en el caso de la primera infracción.

 

Las mascarillas van a ser utilizables 30 veces y tendrían que durar aproximadamente tres meses. Las encontrarán en su buzón, gracias a un acuerdo con Correos, todos los franceses con ingresos equivalentes o inferiores al umbral de pobreza, es decir, obligados a vivir con menos de mil euros al mes. El sistema de Sanidad también reembolsará el 100% de las mascarillas quirúrgicas para 2 millones de franceses vulnerables, dijo el ministro.

 

Noticias relacionadas

La asociación de consumidores francesa CLCV había denunciado un aumento de los gastos "especialmente para los grupos de población en estado de precariedad económica" debido a la introducción de las mascarillas obligatorias, ya necesarias en el transporte público desde el comienzo de la pandemia.

 

Muchas ciudades en Francia ya distribuyeron más de una máscara de tela a sus habitantes. Otra asociación de consumidores, la UFC-Que Choisir, ha estimado que una familia francesa con dos hijos puede gastar unos 100 euros al mes en mascarillas quirúrgicas no reutilizables. Para las mascarillas de tela puede llegar hasta 200 euros.

 

El periódico francés Le Figaro es menos conservador con las estimaciones y escribe que el coste promedio por familia de cuatro personas para la compra de mascarillas puede ser de hasta 300 euros (75 euros cada una). Los que tienen menos recursos podrían ahorrar manteniendo la mascarilla durante ocho horas en lugar de las cuatro recomendadas "o incluso durante varios días, lo que sería un desastre desde el punto de vista de la salud", indicó el presidente de la UFC, Alain Bazot.

 

France Info entrevistó a una trabajadora del sector comercial que para poder pagar las mascarillas dijo que renunció a ser miembro de un gimnasio. Pierrick, un técnico informático, dice: "100 euros más al mes hacen 1.200 euros más al año, que es [el coste] de las vacaciones. Así que o nos protegemos o nos vamos de vacaciones..."

 

Estas cifras son muy pareccidas a las calculadas por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) española: 70 euros por persona al mes por 120 mascarillas desechables, más que la factura de la electricidad. Los que corren más riesgo y tienen que conseguir las de tipo FFP2 (2 euros cada uno) obviamente gastarían más.

 

En España, la mascarilla es obligatoria en los espacios públicos exteriores e interiores de Cataluña, las Islas Baleares, Murcia, el País Vasco, Extremadura, Cantabria y Aragón. En Italia, en abril, el periódico Il Sole 24 Ore había calculado un recargo de hasta 200 euros mensuales por familia, optando por la solución menos ecológica y más desechable.