Repartidor Fernando MarinoEl joven Fernando Marino fue asesinado brutalmente en Adrogué.

Un hombre y una mujer fueron detenidos en la zona sur del Gran Buenos Aires por orden de la Justicia: son los sospechosos de haber cometido el asesinato durante el mediodía del lunes del repartidor Fernando Marino.

Noticias relacionadas

 

Se llevaron adelante cinco allanamientos en simultáneos sobre el final de la tarde del miércoles la Policía Bonaerense por orden del juez de Lomas de Zamora Gabriel Vitale, quien aceptó el pedido de la fiscal Mabel Lois que investiga los hechos. Los acusados por el crimen del joven repartidor de 28 años son una pareja joven que, según los investigadores, quisieron robarle a Marino a bordo de una moto azul.

 

Los sospechosos estaban en la casa de uno de los padres de ellos porque la propia está en refacción. Pero allí los investigadores encontraron elementos posiblemente vinculados directamente con el hecho: un casco de moto y un chaleco que son similares a los que se ven en las cámaras de seguridad que registraron momentos del ataque. También hallaron un arma 9 milímetros.

 

Fuentes del caso, informó que: “Algunos allanamientos dieron negativo pero pudimos aprehender a las dos personas indicadas como posibles autores del hecho, estaban refugiados en la casa del padre de uno. Se secuestró todo el material que va a servir para la causa”.

 

Según contaron los investigadores, además una persona sirvió para identificar a los sospechosos después de ver el video del ataque por la televisión. Ese testigo los pudo reconocer e incluso aportó el dato de las redes sociales de la pareja. A partir de eso, la hipótesis de que serían los autores del crimen se consolidó, ya que notaron actividad extraña en sus redes. Especialmente empezaron a borrar fotos donde se les veía la cara.

 

Se estima que el hombre detenido manejaba la moto y la mujer iba atrás. Por lo que podría haber sido ella quien disparó a Marino. “Es muy probable”, admitieron los investigadores. “Sin mediar palabra se le pusieron a la altura de la ventana, en lo que creemos fue un intento de robo. En ese momento, Marino hizo un mal movimiento con el vehículo, como si hubiese pisado un pedal por error”, detalló un investigador.

 

En esa secuencia, que aún no fue completamente esclarecida, los asaltantes dispararon hacia el interior de la camioneta y lo hirieron a la altura de la axila. Escaparon sin robar nada pero con un homicidio a cuestas.