Coronavirus, niños, Agencia NAChicos, coronavirus, NA.

Según un estudio publicado en JAMA Pediatrics, niños menores de cinco años tienen entre 10 y 100 veces más nivel de material genético de coronavirus en sus narices que niños más grandes y que los adultos.

 

Esto abre el debate iniciado desde el comienzo de la pandemia donde aún se discute si los más chicos pueden transmitir con más fuerza el virus que un joven o un adulto.

 

El estudio fue llevado a cabo entre el 23 de marzo y el 27 de abril y se basó en realizar pruebas de hisopado nasal entre 145 pacientes infectados con síntomas leves en Chicago. Los chicos testeados por tres grupos: 46 niños menores de cinco años, 51 de cinco a 17 años, y 48 adultos de 18 a 65 años.

 

Noticias relacionadas

El estudio remarcó: “Las diferencias observadas en los valores medios entre niños pequeños y adultos se aproximan a una cantidad de Sars-CoV-2 de 10 a 100 veces mayor en el tracto respiratorio superior de los niños pequeños”.

 

Taylor Heald-Sargent, médico del Hospital Infantil Ann & Robert H. Lurie, fue el elegido para llevar a cabo la investigación y expresó: “Los niños son susceptibles a la infección por el coronavirus SARS-CoV-2 pero generalmente presentan síntomas leves en comparación con los adultos. Los niños impulsan la propagación de enfermedades respiratorias y gastrointestinales en la población. Los datos sobre los niños son fuentes de la propagación del SARS-CoV-2 es escasa”.

 

“Los primeros informes no encontraron pruebas sólidas de que los niños fueran los principales contribuyentes a la propagación del Sars-CoV-2, pero el cierre de las escuelas al principio de las respuestas ante la pandemia frustraron las investigaciones a gran escala de las escuelas como fuente de transmisión comunitaria. A medida que los sistemas de salud pública buscan reabrir las escuelas y las guarderías, será importante comprender el potencial de transmisión en los niños para guiar las medidas de salud pública”, agrega el informe.

 

“Nuestros análisis sugieren que los niños menores de 5 años con COVID-19 leve a moderado tienen altas cantidades de ARN viral de Sars-CoV-2 en su nasofaringe en comparación con niños mayores y adultos. Nuestro estudio se limita a la detección de ácido nucleico viral, en lugar de virus infeccioso, aunque los estudios pediátricos de Sars-CoV-2 informaron una correlación entre los niveles más altos de ácido nucleico y la capacidad de cultivar virus infecciosos. Por lo tanto, los niños pequeños pueden ser conductores importantes de la propagación del SARS-CoV-2 en la población general, como se ha demostrado con el virus sincitial respiratorio, donde los niños con altas cargas virales tienen más probabilidades de transmitirlo”, manifestó el artículo.

 

Con conclusión explicaron: “Por lo tanto, los niños pequeños pueden ser potencialmente importantes impulsores de la propagación del SARS-CoV-2 en la población general”, escribieron los autores. Los hábitos de comportamiento de los niños pequeños y los lugares cerrados en las escuelas y guarderías suscitan preocupación por la amplificación del SARS-CoV-2 en esta población a medida que se flexibilizan las restricciones de salud pública”.

 

Esto se suma a un estudio reciente en Corea del Sur donde se descubrió que los las personas entre 10 a 19 años transmiten la covid-19 dentro de las casas tanto como los adultos, pero los menores de nueve años trasmiten el virus en tasas más bajas.

 

Stacey Schultz-Cherry, viróloga y especialista en enfermedades infecciosas en el Hospital de Investigaciones para Niños St. Jude de Memphis, dijo: “He escuchado a muchas personas decir: ‘Bueno, los niños no son susceptibles, los niños no se infectan’. Y esto muestra claramente que eso no es cierto. Creo que este es un primer paso importante, muy importante para comprender el papel que los niños juegan en la transmisión“.