Coronavirus, vacuna, bombero, Marcelo LeiciagaMarcelo Leiciaga, voluntario para probar la vacuna. Foto: Twitter.

En cada uno de los 15.000 voluntarios destinados a recibir la vacuna contra el coronavirus en Argentina hay una historia singular, propia, irrepetible. Todas dignas de ser contadas. Una de esas historias es la de Marcelo Leiciaga, un bombero que se encuentra justamente en la lista de quienes que recibirá la primera aplicación el próximo 18 de agosto en el Hospital Militar Central de la ciudad y tendrá que someterse a un monitoreo al menos dos veces por semana, para seguir bien de cerca los resultados.

 

"Me siento un conejillo de indias", dijo el bombero tras saber que estaban buscando gente para esta prueba gracias al padre de un amigo que juega al rugby con su hijo en el Club Regatas.

 

"Me pasó una planilla, me interesé, me instruí y me anoté. A los 15 días tomaron contacto conmigo para esta prueba", dijo Leiciaga, admitiendo al mismo tiempo que más allá del orgullo que siente, también experimenta una comprensible ansiedad e incertidumbre. De todos modos reconoce: "Es un pequeño aporte para ver si puede funcionar".

 

Noticias relacionadas

Leiciaga contó además que hay una persona coordinando todo y que se encuentra en contacto permanente con el voluntario, y hace todo el acompañamiento. También destacó que "lo que están analizando es que generes los anticuerpos, para ver si la vacuna puede ser efectiva en la Argentina".

 

Sobre la dosis que le van a aplicar, el voluntario dijo que "no hay ninguna contraindicación" y que "ya se probó en la Universidad de Oxford y anduvo muy bien".

 

"No hay mucha información de la vacuna, te hacen llenar un formulario con una serie de datos. Luego toman contacto con vos", dijo el bombero. Y agregó: "Tenés que ser una persona sana, que no tengas síntomas de COVID-19". Además, agregó que buscan un segmento determinado de edades.

 

Coronavirus, vacuna, bombero, Marcelo LeiciagaEl bombero que recibirá la prueba de la vacuna.

 

De esta manera, el martes 18 el voluntario irá al Hospital Militar Central, centro de la prueba en Buenos Aires, para recibir la primera de las dos dosis de esta vacuna experimental, que se aplica en el brazo. Luego, será contactado entre una y dos veces por semana para acercarse a realizarse los test de anticuerpos.

 

En las jornadas posteriores, podría presentar un poco de fiebre o alguna urticaria, síntomas normales que se pueden dar después de recibir cualquier vacuna.