Wall Street, acciones, economía argentinaOperadores de bolsa en Wall Street, REUTERS.

Las acciones argentinas que cotizan en dólares en Wall Street suben fuertemente, bajo certificación ADR, mientras que los bonos soberanos se negocian estables, con un riesgo país estabilizado en torno a los 2.029 puntos básicos.

 

El indicador de JP Morgan, que mide la brecha de tasas de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, se acerca al piso de los 2.000 puntos por primera vez desde el 17 de febrero pasado. Vale recordar que el riesgo país argentino inició el 2020 cerca de los 1.770 enteros. La suba de los ADR argentinos en Nueva York era encabezada por Edenor (+10%), mientras que los títulos de los bancos progresaban un 4% en promedio.

 

“Luego de conocerse la comunicación oficial del acuerdo por parte del Gobierno, los principales comités de acreedores difundieron un breve comunicado, donde aseguraron ‘haber alcanzado un acuerdo en principio’ con Argentina e instaron al resto de los acreedores a participar del canje”, precisó el Grupo SBS. Por su parte, el ministro de Economía Martín Guzmán afirmó en conferencia de prensa que el proceso “no se terminó, pero es un paso decisivo (...) para terminar esta reestructuración de manera ordenada”.

 

Noticias relacionadas

Las acciones norteamericanas progresan en torno al 1% en su cuarta rueda consecutiva de ganancias, mientras los inversores evaluaban una serie de actualizaciones sobre los planes de desarrollo y distribución de vacunas contra el coronavirus de las compañías farmacéuticas, junto con un lote de resultados de ganancias corporativas más fuertes de lo esperado.

 

Johnson & Johnson anunció que había llegado a un acuerdo con el gobierno de los EEUU para fabricar y entregar 100 millones de dosis de la vacuna aún en desarrollo el coronavirus, producida por su su unidad Janssen. Mientras tanto, el CEO de Moderna, Stéphane Bancel, ofreció más detalles sobre los planes de precios para el propio proyecto de vacuna de la compañía, que a algunos clientes se les cobraría entre 32 y 37 dólares por dosis.

 

También, el oro anotó un máximo récord por encima de los 2.000 dólares ante un dólar débil, el declive de los rendimientos de la deuda del Tesoro estadounidense y expectativas de más medidas de estímulo para la economía global devastada por la pandemia.

 

El metal precioso, que se ha disparado más del 30% este año, se está beneficiando de una mayor incertidumbre sobre los efectos a largo plazo de la crisis sanitaria mundial. La debilidad del dólar, que retrocedió hacia mínimos recientes de dos años, y la caída de los rendimientos de los bonos gubernamentales estadounidenses han alentado a los inversores a buscar una reserva de valor alternativa, lo que aumenta el atractivo del oro.