Coronavirus, Argentina, pandemia, ReutersCirujanos solidarios durante la pandemia. Reuters.

La pandemia global por coronavirus ha llegado para cambiarle definitivamente la vida a la gente. En este complicado contexto para la salud mundial, uno de los temas que más preocupan a todos es la falta de médicos que se especialicen  en terapia intensiva.

 

Las áreas no logran cubrir las necesidades del momento y, con este marco, el doctor Luis Sarotto (M.N. 78.073), jefe de Cirugía del Hospital de Clínicas José de San Martín, le planteó a sus colegas armar un voluntariado y encarar una nueva sala de internación con capacidad para 15 camas. La idea tuvo éxito, los cirujanos se transformaron inesperadamente en terapistas. La nueva sala atiende a demanda completa.

 

El ánimo solidario del médico y sus colegas viene de larga data y no es nuevo. Cuando tuvo lugar el atentado a la AMIA, se desempeñaba como cirujano de guardia y estuvo tres días operando sin parar. Cuando sucedió el incendio de Cromañón, la noche del 30 de diciembre de 2004, era el jefe de esa unidad y no durmió durante toda una semana.

 

Noticias relacionadas

"El que elige Medicina y trabaja en un hospital público tiene la vocación de hacer algo por el otro. Uno se desespera para que el hospital dé respuestas a lo que la sociedad necesita", dijo Sarotto.

 

El Hospital de Clínicas es el lugar donde se creó la Terapia Intensiva en la Argentina. ha sido levantada por cirujanos con el objetivo de atender a los pacientes que operaban. "Basados en esta historia y en cómo los cirujanos estamos ambientados a tratar pacientes graves, estamos también habituados y conocemos la mecánica del lugar", argumenta el especialista, actual presidente de la Asociación Médica del Hospital de Clínicas.

 

El equipo, que está integrado por 18 cirujanos, recibe apoyo de médicos especializados en terapia intensiva. "Yo soy cirujano de hígado, hay cirujanos de corazón, vasculares, de cabeza y cuello y de tórax, por ejemplo", cuenta Sarotto.

 

"Uno elige esto para servir", remarca. "Hoy los cirujanos están haciendo más de lo que se les pide, porque no es una epidemia de apendicitis. Esto habla bien de los médicos que tenemos", dice emocionado y corta la comunicación para irse rápido a seguir atendiendo.