Coronavirus, pacientes internados, ReutersEl "Derecho a decir adiós" se presentará en la Legislatura Porteña.

El coronavirus en la Argentina, ya causó más de 4000 muertes, presentaron un proyecto en la Legislatura porteña que busca que un familiar pueda visitar y despedirse de un paciente cuando su estado es crítico.

 

"Derecho a decir adiós", como fue titulado el documento, busca crear un protocolo para que los pacientes terminales con coronavirus puedan ser acompañados por un familiar designado. "Evitar la soledad de los pacientes debe ser un objetivo prioritario de las estrategias de humanización de cada centro de atención", advierte la iniciativa.

 

Los hospitales y la mayoría de los sanatorios no permiten las visitas a los internados por miedo al contagio. Incluso, tras la muerte del paciente, los velatorios y sepelios son limitados al grupo familiar más cercano.

 

Noticias relacionadas

De aprobarse la norma, la persona elegida por el grupo familiar sería habilitada para ingresar a la terapia y acompañar al paciente. Sin embargo, debe cumplir dos requisitos esenciales: no pertenecer a un grupo de riesgo y no tener síntomas compatibles con coronavirus.

 

Procedimiento

Antes de entrar, el familiar va a ser equipado con los mismos elementos de protección que usa el personal médico en las salas COVID. La persona que entre estará habilitada a portar un "dispositivo smart", que puede ser una tablet o un celular, para que el paciente pueda tener contacto virtual con el resto de la familia y que, de esta manera, todos puedan despedirlo.

 

La iniciativa prevé también que tanto el paciente como el familiar reciban apoyo psicológico, para poder sobrellevar esta dura situación. Además se establecerá un "circuito seguro", tanto para la entrada como para la salida del centro de salud, para garantizar la seguridad sanitaria del visitante.

 

La experiencia del Sanatorio Mater Dei

"Si los médicos y enfermeros, tomando todas las precauciones, difícilmente se contagian, ¿no se podrían usar los mismos elementos, dar una capacitación y permitir al familiar acercarse al paciente?", se preguntan en un comunicado las autoridades del Sanatorio Mater Dei.

 

Así, este centro de salud privado de la Ciudad de Buenos Aires puso en práctica el "Protocolo de Acompañamiento en el final de la vida", que consiste en habilitar el derecho a decir adiós a los familiares que tienen pacientes en estado terminal.

 

A través de un programa de contención, los especialistas permiten la visita. Primero lo preparan con apoyo psicológico, ya que se enfrenta a una situación muy dolorosa. Luego, se lo equipa con los elementos de protección, se lo capacita en relación a cómo usarlos adecuadamente y se lo acompaña durante toda la visita, para cuidarlo y evitar riesgos