Ministro de Salud Daniel Gollán, NAGollán. NA

Daniel Gollán, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, dijo que es impensado proyectar la temporada de verano de 2021 sin la aparición de una vacuna contra el COVID-19.

 

En medio de la pandemia, el funcionario bonaerense sostuvo que la vacuna podría aparecer en los próximos meses, aunque “el tema es que la tengamos disponible rápidamente”.

 

“¿Qué va a pasar con la temporada de verano? Es inimaginable que, si no tenemos vacuna, vayan cientos de miles de porteños y bonaerenses del Conurbano a la Costa. Llevarían la enfermedad en forma masiva”, agregó preocupado en entrevista radial con AM 1440.

 

Noticias relacionadas

Sostuvo que “vamos a tener un tiempo por delante en donde vamos a ir pensando día a día qué es lo que vamos haciendo; generando estrategias, corrigiendo errores, abriendo un poquito actividades, volviendo a cerrar si la cosa se desmadra. Este es el horizonte que nos plantea esta enfermedad tan incierta. Hasta que no haya vacuna, tan incierta”.

 

Sus palabras generaron alarma. El ministro de Salud bonaerense dijo el pasado 28 de julio, tras 130 días de cuarentena y un crecimiento exponencial en cuanto a los contagios de la enfermedad que “si sigue ese ritmo, las camas de terapia intensiva pueden colapsar en la segunda quincena de agosto”.

 

Luego, fue el 7 de julio cuando generó otra preocupación al advertir que “si liberamos mucho el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), estallan Rosario y Córdoba”.

 

Lo más fuerte que dijo fue el 31 de mayo, cuando criticó a los ciudadanos que se manifestaron en contra del aislamiento. “Si se levanta la cuarentena, en quince o veinte días, empezamos a ver las imágenes de Nueva York, Manaos o Italia y España, con cadáveres apilándose en cámaras frigoríficas, en las calles o en los geriátricos”, destacaba por ese entonces.

 

“Gran parte de los contagios del interior de los focos que se disparan son amigos que se juntaron a pescar, a hacer un baby shower o a hacer un asadito, generalmente es alguien que llega del AMBA contagiado y participa de una reunión social”, sostuvo hoy.

 

Además, sostuvo que el avance de la ocupación de camas de terapia intensiva es el indicador que más inquietudes genera dentro de la gestión bonaerense: “Es preocupante que el promedio de crecimiento de ocupación –diferencia entre ingreso y egreso– de camas es de 21 camas por día, mientras que días atrás el promedio era de 10”.

 

Agregó: “Cuando la gente refiere un pico se representa la imagen de un pico muy angosto y alto como los de algunos países de Europa, que duró dos meses y medio. Luego descendió de una forma muy abrupta y dejó gran cantidad de muertos por la saturación del sistema sanitario, y luego diferentes rebrotes permanentes que son mantenidos a raya”.

 

Tal como expresó el ministro, durante la jornada del miércoles “se hizo el tratamiento número 1.000 con plasma”. Dijo que hay un promedio de 400 donantes estables que crecen a un ritmo de 100 personas semana y que se ofrecieron 10.000 pero la mayoría no cumplía con la cantidad de anticuerpos y estaban restringidos para donar.

 

Los datos de la provincia e Buenos Aires: desde el comienzo de la pandemia, se registraron 136.943 contagios de coronavirus. De este número, 68.841 personas lograron recuperarse, 2.340 fallecieron y 12.800 permanecen internados, de las cuales 728 precisaron el cuidado en unidades de terapia intensiva.