Mario Poli, San Cayetano, celebraciónMario Poli.

Los alrededores de la iglesia de San Cayetano estuvieron cortados desde anoche pero igual se acercaron unos pocos fieles para agradecerle al "Patrono del Pan y del Trabajo" en la zona del barrio de Liniers.

 

Con el lema "Junto a San Cayetano confiamos en Dios y nos ponemos en sus manos", el cardenal Mario Poli y las autoridades del Santuario invitaron a los seguidores del santo a vivir este año la "Fiesta Grande" de manera remota.

En la misa el cardenal expresó: "Vamos a pedir para que no le falte el pan y una vida digna para los argentinos. Pero muy especialmente pediremos por estos más de 7 millones de chicos y chicas pobres, con niveles de indigencia que nos avergüenza y nos humilla".

 

Noticias relacionadas

La de este viernes se trató de una celebración distinta. Por primera vez en 150 años la veneración a San Cayetano, el Santo Patrono del Pan y del Trabajo se realizó de manera virtual.

 

La imagen de unos pocos fieles debajo de una llovizna persistente frente a la Parroquia de San Cayetano, con policías de la Ciudad custodiando la puerta de la iglesia, se convirtió en una de las postales de una nueva celebración de los católicos.

 

Por la celebración de San Cayetano desde anoche y hasta hoy las 22:00 estará cortada la circulación en Roffo entre Cuzco y avenida General Paz en el barrio de Liniers.

 

El cura párroco de la iglesia de San Cayetano, Alejandro Vignale, utilizó las redes sociales para pedirle a los fieles que no concurran a la iglesia en este día viernes.

San Cayetano, celebración, Agencia NASan Cayetano, NA. 

"Esta vez San Cayetano va a tu casa", es el mensaje que el padre Vignale envió: las misas se puede seguir por Facebook y por Youtube.

 

Las vistas en las redes sociales de la misa de apertura de San Cayetano en la madrugada de este viernes superaban las 20 mil vistas.

 

"Por la realidad de la pandemia que vivimos el templo estará cerrado y aconsejamos armar un altarcito en nuestras casas con la imagen de San Cayetano, Jesús y la Virgen y reunirnos a rezar con nuestras familias pidiendo lo que necesitamos", señala un posteo en las cuentas oficiales de la iglesia de San Cayetano.

 

Nacido conde de Thiene en Italia en 1480, luego sacerdote, San Cayetano fundó la Orden de Clérigos Regulares Teatinos y dedicó su vida a los más necesitados antes de morir a los 67 años, el 7 de agosto de 1547.

 

El 12 de abril de 1671 el papa Clemente X lo declaró santo, junto con Rosa de Lima y Luis Beltrán, ambos difusores del Evangelio en Latinoamérica.