Matías Kulfas, Gobierno, NAMatías Kulfas, NA.

El ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas se muestra esperanzado y  optimista respecto del avance de la economía. El ministro aseguró que ya “se está viendo una recuperación incipiente” y que podría tomar fuerza gracias a que el acuerdo logrado con los acreedores externos “despejó el horizonte financiero” y logró “un ahorro importante”.

 

La idea es “poner a la Argentina en la senda de la recuperación económica”, dijo Kulfas y  reiteró el relato oficial de que el país vive dos crisis: “la que dejó Macri y la crisis internacional del coronavirus” y remarcó que el acuerdo que el ministro de Economía, Martín Guzmán, acordó con los acreedores privados es “un acuerdo significativo que despejó el horizonte financiero” y significa un ahorro que definió como “un primer paso indispensable para el crecimiento”.

 

Kulfas pretende mostrar optimismo por las perspectivas y mostrar una gestión económica activa. “La agenda que tenemos planeada es recuperar la centralidad del trabajo: mejorar el acceso al financiamiento para que las pymes puedan invertir”, indicó. Así mismo manifestó que el gobierno ya pudo “contener los daños de la pandemia” y citó como evidencia de ello una “recuperación importante” del índice Construya y “un crecimiento significativo” del consumo en el Área Metropolitana”, el lugar más golpeado por la pandemia.

 

Noticias relacionadas

El “Índice Construya” es un indicador de actividad privada de la construcción que en julio subió 27% en comparación a junio, registrando así tres aumentos consecutivos a partir de la caída de abril, la más grande desde que existe la serie.

 

La economía está mucho mejor: los datos de julio indican que la industria ya está en los niveles previos a la pandemia”, dijo en otro pasaje. El objetivo, insistió el ministro “es poner a la Argentina en una senda de recuperación y luego establecer una política de crecimiento de largo plazo”.

 

Kulfas atribuyó la crisis económica a la necesidad de frenar la circulación del coronavirus. “Es doloroso ver locales desmantelados, porque son familias que tuvieron que cerrar sus negocios”, dijo al respecto. “El daño existe –admitió- y la cuantía la vamos a ver en un tiempo y estaremos trabajando para que se reabra lo que pueda reabrir”. Como contracara, destacó que el país “tiene mucho para crecer en términos de consumo, porque hay consumo postergado”. Para eso, señaló, “queremos lograr que las personas que no tuvieron una caída en sus ingresos movilicen sus consumos”.

 

Apostando por la Construcción:

El ministro destacó que “la inversión privada tiene un rol central” y que el gobierno está “trabajando con la Cámara de la Construcción y la Uocra para reactivar el sector”. También identificó al sector del petróleo y el gas como “muy importante” y dijo que el gobierno “está trabajando” en el precio de los combustibles y en un ordenamiento de tarifas” que sea compatible con una reducción de la inflación y “permita tener tarifas razonables y que sean asumibles en los hogares”.

 

Sobre las 60 medidas que se esperan del gobierno, Kulfas señaló que se está consultando a los gobiernos provinciales para “conciliar herramientas” e “identificar potencialidades”. “Nuestro Gobierno tiene claro el rumbo: de nuestro lado no van a encontrar proyecciones macroeconómicas fantasiosas”, dijo el ministro, en línea con el libreto oficial de no hablar de “plan”. También acusó a la gestión macrista de dejar “un déficit fiscal de 4 puntos del PBI” y dijo que el gobierno quiere avanzar hacia “un equilibrio fiscal”, pero admitió que “una baja en las retenciones y en los aportes patronales puede estar en agenda”.

 

Datos contrarios:

El optimismo de Kulfas contrasta con los datos que sigue arrojando la economía. El índice Construya, que señaló como ejemplo, si bien tuvo tres meses consecutivos de crecimiento, acumuló en los primeros 7 meses de 2020 una caída de 20,7% respecto de igual período de 2019, un año muy malo. Por otra parte, también es cierto que hay un aumento de la demanda de madera, asociado al repunte de la construcción en los últimos meses.

 

Sus referencias sobre una “recuperación incipiente” chocan también con datos muy recientes de la consultora ScanTech, que releva precios en 670 supermercados chinos, autoservicios y regionales y volvió en julio a mostrar números negativos, especialmente en la última semana del mes, en que las ventas cayeron 9,6%.

 

En términos de actividad industrial, además, las terminales fueguinas informaron una fuerte caída en la producción y ventas de televisores, celulares y acondicionadores de aire, afectada por la caída de la demanda e incluso por un rebrote del coronavirus en Río Grande, sede de la mayoría de las empresas del sector.

 

Finalmente, la idea de Kulfas de que el “ahorro” de recursos logrado mediante el acuerdo con los acreedores permitirá reactivar la economía también es cuestionada por varios economistas, quienes señalaron que el acuerdo significa postergar y reducir una serie de pagos que debía realizar el Estado con recursos que no tenía, y no un ahorro de recursos disponibles, para ser reasignados a la reactivación de la economía.