Protestas en el Líbano, REUTERSProtestas en El Líbano, REUTERS.

Miles de personas se concentran este domingo por segundo día consecutivo en la plaza de los Mártires, en el centro de Beirut, en protesta por la explosión que el martes devastó una parte de la capital libanesa.

 

Los manifestantes se están enfrentando con las fuerzas de seguridad en los alrededores del Parlamento, contra el que arrojan piedras. Los agentes, en respuesta, emplean gases lacrimógenos contra los manifestantes.

Protestas en el Líbano, REUTERS 

En un tuit, las Fuerzas de Seguridad Interior han asegurado que "no aceptarán" que sus miembros se vean expuestos al "aumento de los disturbios y los ataques continuados".

 

Noticias relacionadas

Miles de personas protestaron hoy en las calles de Beirut tras la explosión que destruyó gran parte de la capital libanesa, ocasión en la que algunos manifestantes tomaron la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y también se reportaron incidentes con las Fuerzas de Seguridad.

Protestas en el Líbano, REUTERS 

Las protestas estuvieron lideradas por oficiales retirados del Ejército libanés y en ese marco se produjo una toma del edificio de la cartera diplomática.

 

El Ministerio de Relaciones Exteriores e Inmigrantes fue declarado por los manifestantes como "sede central de la revolución" contra el Gobierno del primer ministro Hassan Diab.

Protestas en el Líbano, REUTERS 

También se registraron ataques contra sedes de bancos y edificios públicos, tras lo cual se produjeron incidentes entre manifestantes y efectivos de las Fuerzas de Seguridad.

 

Como consecuencia de los choques, al menos 109 personas resultaron heridas, 22 de las cuales debieron ser hospitalizadas, según reportó la Cruz Roja local.

 

Las protestas se dan tras la impresionante explosión ocurrida el pasado martes en un depósito del puerto de Beirut, donde estaban almacenadas 1.750 toneladas de nitrato de amonio decomisado y guardado en dudosas condiciones de seguridad.

 

El trágico episodio dejó un saldo de 158 muertes y 6 mil personas heridas, así como unos 300 mil ciudadanos de la capital libanesa se quedaron sin hogar.