Martín Guzmán y Kristalina Georgieva, Gobierno y FMI, Deuda, NAGuzmán y Georgieva. NA.

El Gobierno Nacional comunicó que tiene pensado iniciar en septiembre las negociaciones formales con el Fondo Monetario Internacional con el objetivo de reestructurar el calendario de repagos de U$S45.000 millones que el organismo prestó al país desde 2018.

 

El Ministerio de Economía, Martín Guzmán, hizo oficial frente a la Comisión de Valores de los Estados Unidos la intención de comenzar el diálogo con el FMI en septiembre, una vez que la operación de canje de deuda con los bonistas privados esté cerrada. Se estima que ese proceso culmine el 4 de septiembre.

 

"La República tiene la intención de comenzar las negociaciones con el FMI en septiembre de 2020 para un nuevo programa que reemplace al acuerdo Stand-By existente", comentó el Palacio de Hacienda frente al organismo de control financiero norteamericano.

 

Noticias relacionadas

Según el programa de asistencia financiera que se firmó en 2018 por el gobierno de Mauricio Macri, la devolución del crédito concentra vencimientos muy elevados entre 2022 y 2023, por un total de U$S38.000 millones.

 

El ministro Guzmán sostuvo que la idea del Gobierno será firmar un programa distinto con plazos de devolución más extensos. En el estado actual del acuerdo con el FMI, el país debería desembolsar en 2021 más de U$S5000 millones al Fondo, en tanto que en ese mismo año los pagos a bonistas privados -por efecto del canje- serían casi nulos.

 

Guzmán dijo que la etapa de diálogo con el FMI presidido la economista búlgara Kristalina Georgieva van a ser extensas e incluso estimó que podrían terminar ya entrado en 2021.

 

El ministro aseguró que las discusiones con el organismo "llevarán su tiempo" y que será "distinto a negociar con los acreedores privados o Wall Street". En ese sentido, apuntó que "no se van a hacer las cosas a puertas cerradas y en pocos días y aseguró que no aceptarán condiciones "que dañen a la Argentina".

 

El Gobierno y el FMI toman la negociación con el pleno conocimiento de que el primer vencimiento grande de deuda con el organismo financiero será recién en septiembre de 2021, cuando debiera girar a Washington U$S1840 millones. Hasta ese momento, cada tres meses hay pagos estipulados por hasta 350 millones por vez.

 

"Ese proceso no debería ser rápido. Nada bueno sale si te apurás. Hay tiempo y margen para un trabajo más consistente y firme. Recordemos que el FMI ha cambiado, tiene una nueva conducción, ha aprendido de sí mismo, pero sigue siendo el FMI, no es un banco de desarrollo", dijo el representante argentino ante el organismo y negociador de la deuda, Sergio Chodos.

 

Un organismo que seguirá con atención el resultado de esas conversaciones será el Club de París, el consorcio de naciones acreedoras de la Argentina. El Gobierno decidió este año postergar para mayo de 2021 la última cuota del acuerdo de pago que se había firmado durante el mandato de Cristina Kirchner.

 

El calendario de vencimientos con ese comité de países -el grueso de la deuda es con Alemania y Japón- implicaba un giro de U$S2100 millones en mayo de este año. Con ese pago quedaba saldada la deuda total que alcanzó a los U$S9700 millones.

 

El FMI jugó un papel importante de apoyo al Gobierno durante la discusión con los acreedores para la reestructuración de los bonos en manos de privados. En primer lugar, consideró "insustentable" la deuda argentina y preparó el terreno para una fuerte quita. Y a lo largo de la discusión con los fondos inversores, defendió las sucesivas ofertas de canje que lanzó el país y terminó por "bendecir" el acuerdo al que se ha llegado la semana pasada.