Coronavirus, España, pandemia, fumadores, ReutersProhibiciones para beber y fumar en España. Reuters.

El Gobierno de España ha decretado cerrar bares nocturnos y discotecas y también la prohibición de fumar y beber en la vía pública dado el aumento de casos de COVID-19 en los últimos días. Así lo informó el ministro de Sanidad del país, Salvador Illa.

 

"Es verdad que ha habido un incremento de casos" dijo el político que asegura que la situación no es igual de preocupante que en marzo y abril, "en materia de presión hospitalaria la situación es totalmente distinta".

 

El ministro recomendó además limitar los encuentros a los círculos más cercanos, con no más de 10 personas, y ha dicho también que en centros sociales y residencias es recomendable realizar test PCR periódicamente.

 

Noticias relacionadas

El Gobierno español adoptó esta medida luego de que el número de casos detectados en España aumente en 2.935 en las últimas 24 horas, la cifra más alta desde abril. La declaración del ministro llega después de la reunión de urgencia que el Gobierno central ha mantenido con las Comunidades autónomas por el aumento de casos. Por tanto, la medida se ha tomado en consonancia con todas las Comunidades. Madrid es la zona más afectada con 842 nuevos infectados.

 

Galicia prohibió que se fumase en las calles siempre y cuando no se respete debidamente la distancia de seguridad de 2 metros que aconseja la OMS, esta prohibición incluye también los aparatos para inhalar tabaco. Canarias se sumó un día después a la medida que ahora ha sido adoptada por el conjunto de país.

 

El ocio nocturno, es donde más casos se han dado en España, pasando a ser una de las mayores preocupaciones del Gobierno. Las acciones no permitidas en la vía pública se vigilarán con un refuerzo de los controles. El ministerio de Sanidad pretende así evitar que se produzcan "botellones" o fiestas en la calle que, en varias comunidades, se han convertido en focos de contagio.

 

Coronavirus en España. Video gentileza EuroNews.

 

Así mismo, se decretó que los bares y restaurantes cierren como muy tarde a la 12 de la noche sin admitir comensales a partir de la una de la madrugada. Los establecimientos deben garantizar un metro y medio de distancia entre los clientes.

 

Finalmente, y respecto de los centros sociosanitarios, se tendrán que hacer test con 72 horas de antelación como máximo a los nuevos ingresos, también se limitarán en la medida de los posible las salidas de los mismos.