Coronavirus, avión, pandemiaCoronavirus, pandemia.

El hecho en cuestión ocurrió a fines de marzo cuando el Gobierno de Corea del Sur organizó un vuelo de repatriación de 300 personas desde Milán, Italia. Allí viajaba una mujer de 28 años que tiempo después dio positivo de COVID, expertos aseguran que se contagió en el baño del avión.

 

Previo a subirse al avión, personal les realizó exámenes físicos, entrevistas y controles de temperatura corporal y tras dichos exámenes, 11 personas con síntomas fueron retiradas del viaje.

 

Quienes pasaron la prueba y no mostraban síntomas, se les dio un barbijos N95, que son los de máxima protección, y debieron mantener la distancia de dos metros durante el preembarque. Las mascarillas no se usaron para comer o al utilizar los baños.

 

Noticias relacionadas

Una vez llegado el vuelo a Corea, se realizó la cuarentena correspondiente y el Gobierno los examinó dos veces al día para controlar la temperatura corporal y la posibilidad de surgimiento de otros síntomas de COVID-19.

 

Hechos los análisis correspondientes, constataron que seis pasajeros dieron positivo en el primer análisis  y fueron hospitalizados por precaución. La mujer en cuestión, comenzó a desarrollar síntomas en el día ocho y también debió ser trasladada.

 

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Soonchunhyang, en Seúl, explicaron: “La explicación posible para la transmisión del SARS-CoV-2 a un pasajero en el avión es que se infectó con otro asintomático al usar un baño a bordo. Otra explicación, menos probable, es que se haya expuesto previamente al SARS-CoV-2 y haya desarrollado un período de incubación más largo”.

 

Se supo que a mujer de 28 años se encontraba a tres filas de distancia de un asintomático y compartieron el baño.

 

No se descarta una transmición por el aire a través de los sistemas de ventilación, ya que cuentan con “filtros de detención de partículas de alta eficiencia”. Aseguran que el contacto con superficies contaminadas o personas infectadas al abordar, moverse o desembarcar, “puede desempeñar un papel fundamental en la transmisión de enfermedades infecciosas en vuelos”.