Sergio Massa, NASergio Massa, presidente de la cámara de diputados.

El presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa, se manifestó sobre el conflicto político en Villa Mascardi, Río Negro, y aseguró que “el Estado tiene que hacer cumplir la ley, y si hay gente tomando tierras lo que tiene que hacer es desalojar”. Además, planteó que el oficialismo podría avanzar en una medida para que aquellas personas que participen de una toma de terrenos pierdan todos los beneficios que perciben del Gobierno, como la IFE y la Asignación Universal por Hijo.

Noticias relacionadas

 

Juntos somos Río Negro, el partido que conduce el gobierno de Río Negro cuestionó al gobierno nacional, a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic de manera puntual, por denunciar una marcha que hubo contra la toma de tierras en Villa Mascardi. Desde el oficialismo apuntaron a la Casa Rosada por desconocer “la compleja realidad local” que, según indicaron “lleva a los funcionarios nacionales a cometer lamentables errores de juicio”.

 

“La actual gestión monta un espectáculo de supuesto diálogo que debía traer soluciones en treinta días y que concretamente no hicieron nada”, dijo este domingo Luis Di Giaccomo, ex ministro de gobierno de Río Negro y actual legislador nacional. Y fue un poco más allá al invitar a “estos funcionarios a que salgan de sus cómodos claustros, que crucen la General Paz, que conozcan la complejidad de lo que les toca responsabilizarse, que dejen ese reduccionismo propio de cajetillas progres de barrio norte y vengan a poner la cara y el cuerpo en la búsqueda de soluciones reales”.

 

En otro orden de temas, Massa se refirió al tratamiento de la reforma judicial. “Es un tema de agenda que tiene la Cámara. Cuando uno cree que algo funciona mal, siempre es el momento de abordarlo y cambiarlo”, indicó. Además, aseguró que “existen temas urgente e importantes” y la reforma a la justicia es uno “importante”.

 

El líder del Frente Renovador se mostró abierto a trabajar en acuerdos cuando el proyecto comience a tratarse en la Cámara baja. “El ámbito del consenso es el Congreso. Bienvenida la propuesta del PRO o del radicalismo para que la veamos, la discutamos y la incorporemos”, señaló. “No hay apuro. Estamos abiertos a buscar la mayor cantidad de consenso. Lo que no podes hacer es decir ’de esto no discuto’. ¿Cómo no vamos a discutir? Es un tema donde 8 de cada 10 argentinos no confían en la Justicia”, aseguró.

 

Señaló que su relación con Alberto Fernández y Cristina Kirchner es “muy buena” y que cree en “la unidad en la diversidad”, al tiempo que aceptó que hay diferencias dentro de la coalición de gobierno pero que se pueden hablar sin inconvenientes. “En las coaliciones puede haber diferencias pero no grietas”, advirtió.

 

En otro tramo de la entrevista dijo que el próximo año “la economía va a crecer” y que la Argentina va a tener la oportunidad de hacerlo “en el contexto internacional” y por “recuperación del mercado interno local”. Y agregó: “Veo un mundo cerrado pero con oportunidades para la Argentina vinculadas a los minerales, la energía y las proteínas”.

 

“Hay un nicho muy importante para la Argentina en términos de resultado fiscal, fortalecimiento de la moneda y balanza comercial”, afirmó. Por último defendió las sesiones remotas, dijo que aumentó el nivel de presentismo y bajaron los costos de mantenimiento que tiene el Estado.