Coronavirus, Italia, hombre con máscara, ReutersCoronavirus en Italia. Reuters.

La pandemia de coronavirus que golpea al mundo entero ha llevado a buscar de inmediato rápidas soluciones. En este contexto, todo indica que el secreto radica un diagnóstico inmediato y rápido que deja salvar a las víctimas del doble daño en los pulmones de los enfermos por el coronavirus internados en los hospitales y que logra salvar hasta en un 50% sus vidas de un destino fatal.

 

La noticia reune los resultados del estudio hecho por un equipo médico del hospital Santa Ursula de Bolonia, dirigido por el profesor Marco Ranieri, director de la Terapia Intensiva del policlínico.

 

Trescientos pacientes de "numerosos hospitales italianos" participaron del que publicó el 27 de agosto “Lancet Respiratory”, dándole jerarquía científica internacional.

 

Noticias relacionadas

De la investigación “que abre importantes escenarios en la lucha contra el Corvid-19” también tomó parte Franco Locatelli presidente del Consejo Superior de Sanidad. Esto será de gran ayuda para los médicos argentinos que pelean a diario contra el coronavirus en las terapias intensivas, donde se vive la fase final de la infección pandémica.

 

El estudio deja expuesto claramente que el covid-19 es capaz de dañar los dos componentes de los pulmones. Los alvéolos que se nutren del oxígeno y ceden el anhídrido carbónico, y los capilares, que son los vasos sanguíneos donde se lleva a cabo el intercambio entre el anhídrido carbónico y el oxígeno.

 

La mortalidad no es superior al 20% si el virus daña solo a uno de los dos componentes. Pero si daña a los dos el porcentaje de mortalidad sube al 60%.

 

Los médicos que participaron de la investigación remarcaron que es “fácilmente identificable” el “fenotipo” del paciente con el doble daño, en tiempo útil. Esto es posible gracias a la medición de los dos parámetros que indican cómo funcionan los pulmones.

 

Los resultados del estudio en Italia “tienen una importante implicación tanto para las curas actuales disponibles como para los futuros estudios sobre nuevas intervenciones terapéuticas”, dice el estudio publicado por “Lancet Respiratory”.

 

El reconocimiento inmediato y precoz del fenotipo con el doble daño, “consentirá una precisión diagnóstica mucho más elevada y una utilización de las terapias mucho más eficaz, reservando a estos enfermos las medidas terapéuticas más agresivas”.

 

Los médicos italianos sostienen que “todos estos resultados consentirán de identificar rápidamente a los pacientes en los tratamientos experimentales con anticoagulantes para prevenir el daño a los capilares pulmonares”.

 

Recientemente los contagios de la pandemia estuvieron en Italia en torno a los 1.365 casos, según cifras de este domingo, con un muy reducido número de muertos. Cuatro fallecieron el mismo domingo, que elevó el total de decesos desde el comienzo de la pestilencia a 35.447 fallecidos.

 

Pese a que está en alerta como toda Europa ante la chance de un rebrote de la pandemia, a la que llaman también la segunda ola, Italia está en una situación mejor que sus vecinos Francia, España y Gran Bretaña.

 

Pero la pelea diaria contra el coronavirus reclama una nueva estrategia porque los protagonistas de esta etapa son los jóvenes asintomáticos. La edad promedio de los contagiados ha bajado de 61 años, en la primera fase de la pandemia, en marzo y abril, a 29 años, jóvenes que en su mayoría no sienten los síntomas de la enfermedad que padecen.

 

Dos científicos protagonistas de la lucha contra el virus intervinieron para reclaman “al menos 300 mil hisopados por día”. El profesor Massimo Galli, director de Enfermedades Infectivas del hospital Sacco de Milán, dijo que “tiene razón (Andrea) Crisanti, que creo que hizo bien las cuentas cuando dijo que debemos realizar estos 300 mil controles naso faríngeos cotidianos”.

 

En busca de los asintomáticos:
El microbiólogo Crisanti propone poner en forma urgente en marcha veinte laboratorios, uno por cada región italiana, y veinte unidades móviles para llegar rápidamente a los brotes en todo el territorio. En las últimas semanas estallaron otros 423 focos que se añadieron a los 1.734 ya existentes.

 

De acuerdo aCrisanti, los laboratorios y las unidades móviles van a costar cuarenta millones de euros que vale la pena gastar.

 

El virus daña menos:
“Somos más bravos que antes y los porcentaje de positividad en los controles llega hoy al máximo de 2,5%, bien lejos del 30% de fines de marzo." Bassetti sostiene que “es un dato de hecho que se muere menos. Las terapias intensivas de norte a sur de Italia totalizan 76 internados, la cifra que manejaba en mi hospital cuando epidemia llegó al máximo, a fines de marzo”.

 

Aunque cree que sigue siendo necesario mantener la atención para proteger a las personas más frágiles, Basetti afirma que el virus Sars-CoV-2 hace menos daño que hace seis meses.

 

“La asistencia se ha optimizado, sabemos con precisos protocolos cuándo y en qué dosis debemos dar oxígeno y cortisona a los enfermos en terapia intensiva”. El científico genovés está convencido que “el tsunami que vivimos en la primera fase de la epidemia, no se repetirá”.

 

Cita estudios que señalan la pérdida del factor de virulencia del Covid-19. Y señala la importancia del aumento continuo del trazamiento de los casos de contagio que permite interceptar la difusión de la enfermedad.