Facundo Astudillo Castro, joven desaparecido, Agencia NAFacundo Astudillo Castro

Los restos de Facundo Astudillo Castro fueron trasladados hoy desde la sede del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) hacia la localidad bonaerense de Pedro Luro, donde fue velado y sepultado en el cementerio local.

 

En esa localidad, en la que vivía el joven de 22 años que apareció muerto el pasado 15 de agosto en un cangrejal de Villarino Viejo, fue velado este jueves en la Casa de Sepelios Cooperativa Eléctrica.

 

Tras el aterrizaje del avión en Bahía Blanca, durante la mañana del jueves, los restos fueron trasladados en una ambulancia hacia Pedro Luro.

 

Noticias relacionadas

Por la tarde, y tras una ceremonia familiar, un cortejo fúnebre del que participaron centenares de personas, entre vecinos y amigos de Facundo, acompañó los restos del joven al cementerio.

 

Trascendió que el cuerpo de Facundo fue retirado este jueves por la mañana de la sede del EAAF por la perito forense de la querella, Virginia Creimer, quien en declaraciones al programa "El Exprimidor", por AM 550, dijo que la muerte de Facundo "fue violenta y por asfixia", que de la misma participaron "terceras personas", aunque sostuvo que "lo que hay que determinar ahora es si el deceso fue por sujeción violenta o por ahogamiento".

 Facundo Astudillo Castro, joven desaparecido

En tanto, uno de los abogados de la madre de Facundo aseguró ante la prensa que un perro adiestrado que inspeccionó uno de los patrulleros secuestrados, detectó presuntos rastros odoríferos del joven en el asiento trasero.

 

La pericia se realizó este miércoles en Rondeau al 100, de Bahía Blanca, frente a la delegación local de la Policía Federal.

 

Las autoridades judiciales habían pedido a los peritos, un estudio para determinar si el patrullero presentaba rastros biológicos, huellas dactiloscópicas u objetos que puedan pertenecer o vincularse a Facundo.

 

El móvil, un Toyota Etios había sido secuestrado el martes de la semana pasada durante un operativo realizado en la sede de la Policía Local de esa ciudad bonaerense, luego de que la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense remitiera un informe en el que se detectó un movimiento inusual y sospechoso del móvil, asignado a la Unidad Policial de Prevención Local (UPPL) de Bahía Blanca, el pasado 8 de mayo.