Mirta Barcia asesinada por un celular en CañuelasMirta Barcia, asesinada por un celular en Cañuelas. 

Una empleada municipal de Cañuelas, que trabajaba en la secretaría privada de la intendencia, fue asesinada de tres balazos por delincuentes que la asaltaron para robarle el celular frente a su casa en ese partido bonaerense, informaron hoy fuentes policiales.

 

El hecho ocurrió anoche, alrededor de las 22, en Vicente Casares 144, del barrio La Unión, cuando Mirta Barcia (64) despedía a una amiga en la puerta de su casa y fue abordada por dos ladrones armados, que llegaron caminando y quisieron robarle el teléfono celular que tenía, un Samsung JA2.

 

Los voceros dijeron que la mujer primero se resistió a entregar el aparato y luego pidió auxilio, momento en que los delincuentes la hirieron a balazos y escaparon con el teléfono. La víctima fue llevada al hospital local en un auto particular, donde murió como consecuencia de la gravedad de las heridas sufridas.

 

Noticias relacionadas

La investigación por "homicidio en ocasión de robo" se encuentra a cargo de la Fiscalía 1 de Cañuelas, que conduce Lisandro Damonte, y de detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Vicente, quienes ya solicitaron imágenes de cámaras de seguridad privadas y municipales para intentar obtener videos del momento del ataque e identificar a los autores del hecho.

 

Una fuente cercana a la investigación indicó que a unos cien metros del lugar del asalto se encontró una campera y que se analiza si le pertenece a uno de los atacantes. "Se esperan resultados de las pericias para luego avanzar en la investigación", sostuvo el informante.

 

Una testigo declaró ante los pesquisas que los asesinos no tenían más de 25 años, que ambos llevaban puestas capuchas y uno tapabocas. Según las fuentes, la víctima era empleada en la secretaría privada de la intendenta de Cañuelas, Marisa Fassi, y se desempeñaba en el sector de "Decretos".

 

La mujer se encontraba de licencia por la pandemia del coronavirus al ser considerada dentro de la edad de riesgo. Tras el crimen, desde el municipio de Cañuelas lamentaron el episodio y decretaron 48 horas de duelo.