Muerte de niña por parte de un Pitbull en San JuanBárbara Cepeda (la mamá de Lara) quedó en un estado de shock. 

Lara Rebecca Agüero, de nueve años, salió de su casa junto a su hermana de diez y su primo para ir a hacer unas compras. En el camino pasaron por la casa de un vecino y el perro, raza pitbull, se zafó de donde estaba atado y corrió hacia la calle.

Noticias relacionadas

 

La niña le advirtió a su hermana acerca de la presencia del animal, pero la menor de las Agüero no llegó a reaccionar. "Parece que no me escuchó y el perro la agarró de acá (señala su cuello) y la llevó hasta la casa de al lado”, contó la niña acerca del fatal episodio.

 

Los vecinos del barrio Malimán intervinieron para impedir el ataque. "Cuando salí a la calle estaba la nena tirada solita toda ensangrentada: el perro le había destrozado la carita y el cuello", contó una mujer.

 

Gracias al pedido de auxilio de los niños, los vecinos intervinieron y lograron separar a patadas al pitbull de la víctima. “Vi que todos corrían y por eso salí a la calle. Estaba la nena tirada, solita, toda ensangrentada. La había agarrado el perro de los vecinos del portón negro y le había destrozado la carita y el cuellito. El dueño de este perro lo agarró de vuelta y se encerró sin ayudar”, relató una mujer.

 

El dueño del perro, según precisaron fuentes policiales, es Sergio Eduardo González, tiene 53 años y vive en la misma manzana que Lara, a un par de casas de distancia. Ante la presencia de los medios, los vecinos del barrio Malimán aseguraron que el pitbull es agresivo y que “ya atacó con anterioridad a otros animales”. “Mató a varios caniches: es peligroso”, coincidieron.

 

Tras el ataque que la dejó tendida en el suelo, Lara fue trasladada de urgencia hasta la salita del Barrio Cerro Blanco, pero murió en el camino. “Era una nena muy especial, acá en el barrio la conocíamos todos. Nació con el labio leporino y se había sometido a varias operaciones”, contó una vecina.

 

Bárbara Cepeda (la mamá de Lara) quedó en un estado de shock. Varios periodistas intentaron hablar con ella, pero familiares y amigos prefirieron no exponerla. Mientras la policía trabaja recolectando pruebas en el lugar, el perro será trasladado para realizarle diferentes estudios. “Hay que determinar si el animal está en condiciones de volver a su casa con sus dueños”, apuntaron fuentes de la investigación.

 

Gentileza de Telesol Diario.