Un operador de Wall Street con pantallas en rojo de fondo, accionesACCIONES DE EMPRESAS

Empresas argentinas que cotizan en Wall Street perdieron hasta un 83% de su valor desde las PASO del 2019. Se sabe que la caída era pronunciada y luego de los comicios, justo después de un “viernes de euforia” en el que las acciones subieron hasta 12%, todo cayó y sigue en caída.

 

¿Las causas? La inestabilidad macroeconómica, la suba del dólar, los controles de cambios y las incertidumbres políticas signaron el rumbo de las acciones argentinas que cotizan en EEUU, los American Depositary Receipt o ADRs. “La verdad que fue un golpe muy fuerte”, resumió Christian Buteler, uno de los analistas financieros en entrevista con Infobae.

 

El valor total sumado de todas estas compañías cotizantes tuvo una pérdida en dólares de 21 por ciento. Si de la ecuación se saca a Mercado Libre, que dio un salto de 45% en el período que le permitió alcanza un valor de mercado que por estos días roza los USD 50.000 millones –y que pasó los USD 60.000 millones el mes pasado–, entonces la caída de la suma total es mucho más pronunciada y supera el 60 por ciento. De forma individual, las bajas alcanzaron el 83%. De una lista de 20 compañías, solo 2 no perdieron y, del resto, 14 registraron caídas desde las PASO 2019 de más de 60 por ciento.

 

Noticias relacionadas

Según dijo Gustavo Neffa, director de Research for Traders al mencionado sitio ante la pregunta de ¿por qué habría que sacar de la lista al marketplace que fundó Marcos Galperin hace 20 años?: “Hoy MELI (con esa sigla cotiza la plataforma) no tiene nada que ver con lo que pasa en Argentina, el eje de su negocio es Brasil y luego México. Está en el Nasdaq 100 y eso ya la excluye de esta lista local. Es una empresa consagrada y, por eso, queda fuera de la escala local”.

 

La excepción es Mercado Libre. La suma del valor de las otras 19 empresas apenas llega a rozar el 60% de lo que vale la mayor plataforma de ecommerce de la región, una de las empresas que potenció sus ingresos en medio de la pandemia: “El resto acusó el impacto de las decisiones erradas de la Argentina, de las fallas de la política económica, del fuerte impacto post PASO y luego, de lo que pasa este año, de la pandemia. Argentina recibe todo lo malo que está pasando en los emergentes, y más. En este contexto, Brasil, Perú y Colombia también la pasan mal, con monedas que cayeron, pero en nuestro caso la caída es mucho más grande, con una devaluación contra el contado con liqui del 75%".

 

Los bancos fueron los más golpeados, con pérdidas de entre 70 y 80 por ciento. Las entidades financieras que cotizan en EEUU son Macro, Galicia (Grupo Financiero Galicia), BBVA Argentina y Supervielle.

 

“La caída inicial después de las PASO, tanto de las acciones como de los bonos de Argentina, anticipó una absoluta destrucción de la confianza en las expectativas del país. La baja del orden del 60% que tuvo la bolsa porteña en un solo día significa la segunda en récord de la historia de los mercados financieros mundiales. Indicaba justamente toda la falta de confianza en lo que iba a venir”, explicó Miguel Ángel Boggiano, de Carta Financiera al sitio y agregó que “hubo alzas y bajas, pero prevalecen éstas últimas. El mes pasado, por ejemplo, se vio una recuperación por las expectativas de la renegociación de la deuda. Pero eso también se destruyó por completo: hace solamente cuarenta días, acciones como las de Galicia valían USD 15 y hoy valen USD 8,50, prácticamente la mitad”.

 

El grupo de empresas que fueron a las “grandes ligas” de EEUU se dividen en tres grandes sectores: bancos, petróleo y utilities. Neffa contó que los bancos tienen mucha injerencia del Estado vía regulaciones (tasas, carteras reorientadas, etc) y que se trata del sector que asumió gran parte de los instrumentos de la emisión a lo largo de la pandemia. "Son los más golpeados", dijo. A continuación, las empresas de servicios públicos: sufren congelamientos y otros desincentivos para reinvertir, como ocurre con las últimas medidas que impactaron en el sector de las telecomunicaciones. Parte de ese contexto se refleja en la caída de papeles como los de Edenor, Pampa, Central Puerto, Telecom y TGS.

 

Mientras que, por su parte, el petróleo sufrió un shock grande con la caída del precio a nivel global más un contexto local cruzado por tarifas congeladas, subsidios, precios de referencia como el “barril criollo” y aumentos que sirvieron para quitarle apenas algo de presión a un sector que ya venía con dificultades.

 

"Lo que ha habido previo a las PASO hasta acá es un terremoto de un mercado totalmente posicionado para una cosa y ciego, a un cambio de contexto global y una circunstancia local realmente distinta que provocó la destrucción del valor de las acciones. Hubo entre 50 y 80% de caída desde 2018″, dijo Leonardo Chialva, de Delphos Investment al mencionado sitio y agregó que “con el canje subieron y eso fue utilizado por muchos fondos que compraron mal antes de las PASO para descargar posiciones. Empezó como un ajuste ordenado. Lo de esta semana precipitó una caída adicional. Muchos papeles se encuentran en los mínimos de marzo. En ese cuadro, las acciones en términos relativos e históricos están baratas, pero todavía falta algún disparador que gatille una mejora de precios”.

 

Las críticas no terminan ahí. Gustavo Ber, economista del estudio homónimo y analista de mercado, sostuvo que "el desempeño de los activos domésticos ha sido negativo, toda vez que los inversores debieron lidiar con un escenario de incertidumbre económica".

 

“Fue un golpe muy fuerte. Desde las PASO hasta ahora se registra una caída de los ADRs del 80% en promedio. Venían cayendo desde el máximo de enero de 2018. Hasta las PASO tenías una caída del 50%, a la que se le sumó un 80% más. Por eso están a precios tan regalados. Mientras no cambien las perspectivas y no haya un mejor ambiente de negocios y que se vea una recuperación, difícilmente los activos puedan repuntar. Cuando Argentina cambie su dirección –y en algún momento tendrá que suceder porque no podemos seguir en caída libre–, los activos van a ser considerados baratos. Esto mismo lo pensábamos cuando estaban 30% o 40% más arriba”, dijo Buteler al medio.

 

Para Neffa, “el rumbo del Gobierno está equivocado, aunque es cierto que algo forzado por el contexto. Y eso va a impactar en las acciones, sin dudas. Viene meses complicados y luego elecciones. El contexto es difícil”. Y para Boggiano, “en los últimos días la bolsa argentina cayó entre un 40% y un 50% según la acción. Todo indica que esta caída se va a profundizar. La razón es que podemos ir a un caos económico todavía mayor porque el Banco Central, al aumentar la presión del cepo, lo que indica es que está desesperado, que no tiene dólares disponibles y sigue imprimiendo pesos. Como no se puede hacer magia, si se imprimen pesos y tenemos cada vez menos dólares, los pesos van a seguir depreciándose y no hay que perder de vista que las empresas argentinas ganan en pesos. El panorama para las acciones argentinas es decididamente negativo”.