Miguel Ángel Broda, economista, NAMIGUEL ÁNGEL BRODA. NA.

Las recientes medidas económicas tomadas por el Gobierno de Alberto Fernández, siguen generando no solo controversia, sino además -y sobre todo- el rechazo de los especialistas en economía, quienes advierten con estupor como se acrecienta la decadencia del país.

 

Justamente uno de los más críticos al respecto es el economista Miguel Ángel Broda. Un diagnóstico crudo y duro sobre la coyuntura del país y sobre la situación económica y social de la Argentina es el resultado de su pensamiento actual.

 

La creciente intervención del Estado en el sector privado es otro de los tópicos tocados por Broda, quien además remarca que esto hace que no lleguen las inversiones necesarias.

 

Noticias relacionadas

“La Argentina es un caso único en el mundo de un país que era rico y se hizo pobre. Cuando era estudiante, nos comparábamos con los Estados Unidos, Canadá o Australia. Hoy, nuestros vecinos están mejor que nosotros. Es desesperante. Esta pandemia pudo haber sido un gatillo para clarificarnos dónde estamos, el tiro ha salido para el otro lado”, dijo Broda en entrevista con Infobae.

 

Para Broda se marca el “agravamiento de la decadencia”, algo letal para la Argentina que hace diez años que no crece.

 

“El primer objetivo del programa económico explicitado en el presupuesto es la inclusión. Si uno tiene para comer y el otro no tiene nada, el objetivo es que ninguno de los dos tenga nada. Es el objetivo primario del programa de crecimiento”, sostuvo Broda.

 

“Peor no se puede hacer para bajar la tasa de crecimiento potencial de la Argentina y obviamente para agravar y disminuir el poder adquisitivo promedio de los argentinos. Por eso, está todo el mundo huyendo, el capital humano joven, el capital humano viejo. Va a ser muy difícil si no hay una reacción de nuestro liderazgo”, manifestó el economista.

 

“Es un progresismo rarísimo, que trata que todos seamos pobres”, opinó. Luego, explicó las medidas que tomó esta semana el Banco Central para evitar un aumento de la caída de las reservas. Según detalló, desde el comienzo del año se perdieron 5% de reservas brutas y un 40% de reservas netas.