Dólares, NABILLETES DE DÓLARES. NA.

La economía argentina vive desde hace años al ritmo del dólar. No solo las grandes firmas y los bancos están atentos cada día a los permanentes vaivenes del billete estadounidense, que quita el sueño a medio país.

 

De un tiempo a esta parte, las fluctuaciones del dólar han tenido en vilo a economistas, bancos, empresas y ahorristas, pero pese a tanta atención permanente, nadie está actualmente en condiciones de decir cuál será el techo para el precio de la moneda norteamericana.

 

Con este marco, resulta muy complicado cuánto saldrá el dólar -en cualquiera de sus variantes- mañana mismo, sin embargo, muchos bancos y algunas consultoras del país se aventuraron a lanzar sus propios pronósticos al respecto.

 

Noticias relacionadas

Para poder llegar a comprender lo complicado que es dar una respuesta concreta, tan solo basta con mirar los resultados de una encuesta que hizo recientemente ForecastEconomics.

 

Antes que nada, vale recordar las propias estimaciones hechas por el Gobierno. La Administración del presidente Alberto Fernández para el mercado oficial está en $81,4 recién para diciembre de 2020 y de $102,4 cuando finalice 2021. Pero las consultoras privadas piensan que los resultados serán diferentes y estimaron que será de $86,1 y $119,8.

 

En cambio si se habla sobre lo que falta de la presidencia de Alberto Fernández, se estima que el valor será de $124,8 en 2022 y $146,6 en 2023; mientras que para los privados los números llegarán a $153,1 y $187,8, respectivamente.

 

Respecto del relevamiento de ForecastEconomics sobre el valor del dólar a finales de este año, los resultados indican que el HSBC apuesta por $100, al que le sigue el estudio Ferreres con $93,41 y luego Torino Capital con $91,84, Ecolatina con $90,9; Analytica $90,5; UBS, Capital Economics y BBVA con $90; y Econviews con $89.

 

Al precio, vale destacarlo, se le debe agregar el 30% del impuesto PAIS y el 35% de la retención por el impuesto a las Ganancias.

 

De las consultas realizadas, surgen claras la disparidad y la imposibilidad de dar una respuesta concreta, todo fruto de las idas y venidas, y las medidas muchas veces inexplicables de parte del Gobierno en materia cambiaria y económica.