Federico Albano, abogado de fiesta o reunión en local de Fitz Roy, PalermoFEDERICO ALBANO, ABOGADO (FIESTA CLANDESTINA DEL FIN DE SEMANA)

En tiempos de cuarentena, un verdadero escándalo se produjo esta semana cuando clausuraron un bar en Palermo que organizó una fiesta clandestina donde había 85 personas, según las autoridades o 79 según el abogado del dueño.

 

Ocurrió el sábado a la noche en la calle Fitz Roy al 1600, en la ciudad de Buenos Aires. El encargado de Famous Lounge Bar quedó detenido por violar los artículos 239 y 205 del Código Penal.

 

Este lunes, su abogado, Federico Albano dialogó con "SHOW ATTACK", el programa de RADIO LATINA conducido por Mariano Pavón y Sol Pérez. "No hubo ninguna fiesta, aclaro. El local cuenta con un patio de 20 metros de fondo. Fue una invitación que se dio por redes sociales siguiendo los protocolos establecidos", sentenció el letrado.

 

Noticias relacionadas

"El local tiene la capacidad suficiente para recibir las personas que estaban. Mi cliente dijo que no se dio cuenta de la hora porque no tenía el reloj en la mano. Mi cliente dijo que no se dio cuenta del paso de la hora porque estaba trabajando", agregó.

 

"El dueño siempre dijo 'por favor cumplan los protocolos. Usen barbijos'. El dueño del local todo el tiempo cumplió con los protocolos de seguridad dictados por el gobierno de La Ciudad. Nunca hubo personas en los lugares cerrados del local", destacó el letrado.

Federico Albano, abogado de fiesta o reunión en local de Fitz Roy, Palermo

"El dueño les anticipó a sus clientes que estaban por entrar funcionarios del gobierno de La Ciudad a chequear que estaba en orden y después se desmadró todo. Los mozos dejaban las cosas apoyadas en el interior del local por eso en las imágenes que circularon por los medios aparecen vasos en la partes cerradas", relató Albano.

 

"A mi cliente lo imputan por el artículo 239 por desobediencia y el artículo 205 por incumplir el DNU. Tenemos que continuar analizando las pruebas y evaluando los próximos días los pasos a seguir", contó el abogdo