Juan Pablo RoldánJuan Pablo Roldán, en Montada en la calle Cavia en Palermo.

Juan Pablo Roldán tenía un espíritu de servicio y sus compañeros del cuerpo de montada de la Policía Federal (PFA) lo recordaban así. Muchos de sus colegas lo nombraron en las redes sociales y pusieron su foto con el crespón negro. 

 

El joven policía Juan Pablo Roldán tenía 33 años era padre de una nena de 4 años y era vecino de Capital Federal, El oficial fue asesinado brutalmente mientras se preparaba para comenzar su servicio de guardia en la sede del Cuerpo de montada en la calle Cavia, apuñalado por un hombre llamado, Rodrigo Roza.

 

Una vez egresado de la escuela policial, prestó servicios en comisarías porteñas y diversos destinos del Gran Buenos Aires. Desde principios del año pasado había alcanzado el grado de inspector.

Juan Pablo RoldánRoldán en el cuerpo de montada de la PFA.

Noticias relacionadas

Los testigos del asesinato contaron que el policía no quiso disparar en un primer momento para repeler el ataque. Después, le disparó a las piernas para tratar de evitar causarle un daño mayor. Roza ya habría intentado entrar a la sede de Policía Montada, cuchillo en mano. “El agresor pasó por la reja del cuartel de Montada, hay policías que lo atestiguan", reveló un policía testigo. Roldán vio que el hombre estaba con un arma blanca, intentó reducirlo y lo apuñaló directamente.

 

Según el informe de Alberto Crescenti, titular del SAME, dijo que el policía sufrió “cuatro puñaladas” y explicó que el agresor “tiene sus facultades alteradas”. “