Caída de inversionesCaída de inversiones.

La tasa de inversión cayó en el segundo trimestre al equivalente del 9,5% del PBI, menos de la mitad del “piso” del 20% que la mayoría de los economistas consideran el requisito para consolidar un crecimiento económico genuino, un nivel que, a juzgar por el desempeño de la última década, ya es “parte del pasado”, según la consultora Invenómica.

 

Más allá de las limitaciones propias del actual contexto local e internacional por el coronavirus, la entidad dirigida por Pablo Besmedrisnik advirtió que tanto la caída “persistente y profunda” del PBI en general y de la inversión en particular no son “consecuencia exclusiva de la pandemia” sino también “el resultado de un largo proceso de deterioro de la dinámica ahorro-inversión-crecimiento que adolece la Argentina”. En ese sentido, señaló que, además del segundo trimestre, “durante los 12 meses corridos, es decir incluyendo los tres trimestres previos a la pandemia, se verificó una tasa de inversión mínima en torno al 12% del PIB”. La inversión en términos reales cayó por octavo trimestre consecutivo a una tasa anual promedio del 20%, remarcó la entidad, que si bien admitió que en las “dramáticas” bajas tuvo incidencia la reducción de la actividad por la pandemia, advirtió que la base de comparación de 2019 ya es de por sí modesta.

 

El rubro que más cayó fue equipo de transporte (33% anual promedio durante los últimos ocho trimestres), aunque Invenómica puso el acento en las “caídas de profundidad relevante en maquinarias y equipos (derrumbe del 31% anual promedio) y la construcción (14% anual promedio)”. Por efecto de la pandemia, las caídas interanuales durante los primeros 6 meses del 2020 fueron dramáticas incluso frente al 2019 (base de comparación baja), y condicionan con fuerza la dinámica de crecimiento en el futuro cercano. Para la consultora, lo que viene ocurriendo en 2020 “no es ni más ni menos que la continuidad exacerbada de una caída en la tasa de inversión de la economía que comenzó en 2009”. “Las tasas de inversión superiores al 20% y con la mira puesta en el 25% de tal forma de darle soporte real a un crecimiento económico sostenido ya son parte del pasado”, lamentó Invenómica en su análisis.

 

Noticias relacionadas

Esa caída en la inversión condiciona la posibilidad de recuperación después del pico de la pandemia, que aparecerá “muy debilitada en comparación con otros referentes internacionales”. “Quizás se vaya a parecer menos a una recuperación y más a un mediocre rebote. Y la baja tasa de inversión actual y de los últimos años es una de las principales explicaciones”, añadió. Para Besmedrisnik, el país “no podrá aprovechar los altos niveles de liquidez mundial para emprender una recuperación más robusta” en esas conidiciones. “El financiamiento barato será una de las principales herramientas de política de las economías del mundo durante por lo menos el próximo año y, lamentablemente, estará fuera del alcance de la Argentina. Ni locales ni extranjeros ven, por lo menos por ahora, viable invertir en la Argentina”, sostuvo.