Brad Parscale, ex asesor de Donald Trump. ReutersBrad Parscale. Reuters.

El ex jefe de campaña del presidente estadounidense Donald Trump, Brad Parscale, intentó suicidarse tras agredir a su esposa, en Fort Lauderdale, Florida. Parscale tenía 10 armas en su casa en Florida, informó la policía.

 

Según el reporte oficial, Parscale le pegó a su esposa, cargó una de sus armas en el medio de la discusión y amenazó con suicidarse, informó la policía de Fort Lauderdale, ciudad ubicada a unos 50 kilómetros al norte de Miami.

 

Parscale, quien fue despedido como director de campaña cuando Trump se hundía en las encuestas en julio, fue hospitalizado a la fuerza el domingo por la tarde, después de que su esposa Candice llamara a la policía porque él amenazaba con suicidarse y estaba armado.

 

Noticias relacionadas

BradParscale, de 44 años, abandonó luego su casa, sin camisa, llevando pantalones cortos y una lata de cerveza en la mano, después de que un policía le pidiera repetidamente por teléfono que saliera desarmado.

 

El reporte policial indica que parecía ebrio y que daba la impresión de haber estado llorando.
Un agente lo derrumbó sorpresivamente por las piernas, y dos más lo esposaron con las manos en la espalda. "¡Yo no hice nada! ¡Yo no hice nada!", decía Parscale.

 

Fue enviado a la fuerza a un hospital en virtud de una ley de Florida que permite detener temporalmente a alguien afectado por una enfermedad mental.

 

Según el reporte del incidente, Candice Parscale, de 41 años, había dicho que su marido tenía síndrome de estrés postraumático y se había vuelto violento en las últimas semanas.

 

"Noté varias contusiones de gran tamaño en ambos brazos, en la mejilla y en la frente" de Candice, dijo el detective Steven Smith.

 

"Cuando le pregunté cómo obtuvo esos moretones, ella dijo que Brad Parscale la golpea" y que el altercado que los produjo había ocurrido días atrás, prosiguió.

 

La policía confiscó dos escopetas, dos rifles, un revólver calibre 22 y cinco pistolas de la casa del matrimonio.

 

Parscale fue destituido poco después de un mitin de campaña de Trump en Tulsa (Oklahoma), muy criticado por la escasa asistencia y por un discurso incoherente del presidente, pero siguió formando parte del equipo de campaña.