Tesla, autos eléctricos, ReutersTesla eléctrico. Reuters.

Cada vez que Elon Musk hace uno de sus anuncios o presentaciones, se pone indefectiblemente en boca de todos. Y esta vez no ha sido la excepción. Es que Musk ha asegurado por estas horas que Tesla piensa fabricar un auto "completamente autónomo" por un precio de 25.000 dólares. Según Musk, el proyecto estaría concretado entre un año y medio a 3 años.

 

Con este marco, James Morris, editor del sitio web sobre vehículos eléctricos WhichEV, en su reciente artículo para Forbes, dijo claramente que "el último clavo en el ataúd de la industria automotriz tradicional basada en la propulsión de combustibles fósiles".

 

Y lo explica con muchos fundamentos.

 

Noticias relacionadas

En el preciso momento en que el auto llegue finalmente al mercado, los usuarios ya no van a tener más excusas diciendo que un Tesla es caro y lujoso. No habrá mucha escapatoria. Habrá que optar entre un auto eléctrico autónomo y rápido —"porque no existe un Tesla lento"— que acelera de 0 a 100 km/h en menos de 6 segundos y, por ejemplo, un coche europeo de combustible fósil, como el popular Volkswagen Golf, un icono alemán que representa calidad a un precio asequible (unos 23.000 dólares).

 

No está demás decirlo. Aquellos que lleguen a tener el coche eléctrico semi-premium de Tesla van a gastar mucho menos dinero por los kilómetros recorridos en comparación con los de combustible fósil, indica el artículo. Así, en el Reino Unido, "donde los precios de la gasolina y el diésel son astronómicos, la diferencia de costes de funcionamiento será enorme".

 

"Cuando uno puede comprar un vehículo eléctrico con más de 300 millas -482 kilómetros- de alcance que es más rápido y está equipado con mejor tecnología que un VW Golf de motor de combustión interna, además de ser mucho más barato en uso, solo los prejuicios anti-eléctricos infundados lo detendrán", dijo el experto. "Ya no habrá ninguna razón real para comprar un automóvil que funcione con combustible derivado del petróleo y el gas", finalizó.

 

El precio más bajo del futuro auto eléctrico de Tesla será una realidad debido al desarrollo de las nuevas baterías 4680, que serán capaces de producir 5 veces más energía que las que la empresa usa hoy, proporcionarán 6 veces más potencia y un 16% más de autonomía. Al mismo tiempo, se crearán con materiales menos costosos, como níquel y magnesio en sus cátodos en vez de cobalto, escaso y muy volátil en el mercado.