Coronavirus, pandemia, hisopadoHisopado por coronavirus.

El reciente estudio PCR por covid-19 practicado a una paciente en los Estados Unidos, terminó del modo más riesgoso y menos pensado.

 

Una mujer estadounidense de unos 40 años sufrió una perforación en el cerebro en medio de un hisopado para corroborar si tenía coronavirus. Se trata de una mujer que presentaba una condición poco común que no estaba diagnosticada. En el momento de practicársele el test PCR de hisopado se comenzó a filtrar líquido cerebral por la nariz y su vida estuvo de inmediato en peligro y ante el riesgo de una infección letal.

 

Se estima que hubo un error humano en la práctica del estudio, de parte de los profesionales de la Salud que estuvieron a cargo.

 

Noticias relacionadas

Jarrett Walsh, autor principal del artículo que apareció en JAMA Otolaryngology-Head & Neck Surgery, sostuvo al respecto que quienes se han sometido a una cirugía nasal o de la base del cráneo deberían considerar una prueba oral, si es que acaso se encuentra disponible. Todo debido a la posibilidad de que se repliquen casos como el mencionado.

 

La mujer estadounidense sintió la entrada del hisopo y percibió que fue alta. Esta paciente había sido tratada previamente por hipertensión intracraneal, lo que significa que la presión del líquido cefalorraquídeo que protege y nutre el cerebro era demasiado alta.

 

Ante el inconveniente, el equipo médico que la atendía debió recurrir a una derivación para que drene el líquido y la afección se resolvió, pero hizo que desarrollara encefalocele, un defecto en la base del cráneo que lleva a que el revestimiento del cerebro sobresalga hacia la nariz, donde es susceptible de romperse.

 

Esto no había sido advertido hasta que sus nuevos médicos revisaron las viejas exploraciones y realizaron una cirugía para reparar el defecto. Afortunadamente, desde entonces la paciente se recuperó por completo.

 

La mujer podría haber sufrido una infección cerebral mortal o podría haber entrado aire en el cráneo y ejercer una presión indebida sobre el cerebro, llevándola a la muerte.