Carlos Heller, Frente de Todosa, diputado, NADiputado Carlos Heller. NA.

Carlos Heller, diputado y presidente del Banco Credicoop, impusla desde las bancas del Congreso el impuesto a las "grandes fortunas"; un hecho que ha generado reacciones opuestas, como la de las sociedades rurales de Rojas, Pergamino, San Pedro, Baradero y las asociaciones de productores de San Antonio de Areco (Arpa), Arrecifes, Carmen de Areco (Apaca) y la Asociación Rural de General Rodríguez, entre otras, las cuales han solicitado a sus respectivos productores locales que cierren las cuentas bancarias que tienen abiertas en la entidad bancaria que conduce Heller.

 

La decisión mancomunada de las diferentes entidades rurales piensa causar un impacto de importancia para el devenir del banco de Heller.

 

"Esta es una manera activa y legal de expresar nuestro rechazo ante este nuevo impuesto", manifestaron en posición contraria a la del posible impuesto "a la riqueza", como lo llaman desde el Oficialismo.

 

Noticias relacionadas

Pese a esta postura irreductible de los productores agropecuarios, el Oficialismo, representado por Heller en el recinto de Diputados para este polémico proyecto, insiste en avanzar y perjudicar al campo.

 

"Nos vemos obligados a repudiar la actitud del presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, presidente del Banco Credicoop Ltdo. y dirigente del movimiento cooperativo quien ha demostrado ser un permanente detractor de la producción rural y quienes sin dudas seremos alcanzados una vez más por esta nueva imposición económica, llamada Aporte Solidario y Extraordinario a las grandes fortunas nada más alejado de la actividad e inversión productiva", manifestaron los productores rurales.

 

El experto en temas tributarios del agro Héctor Tristán remarcó en un informe a su cargo que el impuesto impactará fuertemente en la actividad agropecuaria. Esto es porque "grava todos los bienes afectados, a una alícuota del 2 al 3,5% del patrimonio, sin mínimo no imponible".

 

Así mismo advirtió claramente respecto de una duplicación de impuestos y que, al no incluir el proyecto las exenciones que contiene la Ley del Impuesto a los Bienes Personales, "los inmuebles rurales cuyos titulares sean personas humanas y sucesiones indivisas, cualquiera sea su destino o afectación, también se verán alcanzados".

 

"No prevé deducciones, ni computa deudas, lo cual crea una ficción sobre el verdadero patrimonio del contribuyente obligado a tributarlo", dijo Tristán.

 

En el mismo sentido, un comunicado de la CRA indica también que el tributo "genera nuevamente más que incertidumbres y falta de señales claras para el sector".

 

"Es una clara ignorancia de cómo se genera valor desde principal proceso productivo de la República Argentina que son las cadenas agroindustriales, donde el primer eslabón de las mismas (aquel que enciende la llave del proceso productivo; ya que no se puede industrializar y comercializar lo que no se tiene) es el campo; y justamente por esta razón este mismo eslabón es el primero en mérito", se sostuvo. La entidad destacó en ese sentido que el 77% del ingreso del productor llega directamente a manos del Estado y con el 23% restante tiene que pagar todos los costos de producción, vivir y volver a sembrar.