Remdesivir, medicamento contra el virus COVID-19 en EuropaRemdesivir, medicamento contra el virus COVID-19 en Europa.

Desde los primeros días de la pandemia, la urgencia por darle un tratamiento a los enfermos llevó a los médicos a usar fármacos diseñados para otras dolencias con la esperanza de que pudiesen también funcionar contra la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2.

 

El mayor estudio realizado hasta la fecha sobre cuatro de estos tratamientos acaba de demostrar que ninguno de ellos salva vidas de enfermos de covid, según anunció el jueves por la noche la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

El ensayo Solidarity del organismo de Naciones Unidas estaba probando la eficacia contra el SARS-CoV-2 de los antimaláricos cloroquina e hidroxicloroquina, el antiviral remdesivir, y los antirretrovirales lopinavir y ritonavirs, usados contra el VIH, y el interferón. Ninguno de estos fármacos ha mostrado efectos significativos en la reducción de la mortalidad de los pacientes después de 28 días de tratamiento, ha confirmado la OMS en un comunicado.

 

Noticias relacionadas

El Solidarity ha sido un ensayo con pacientes único en su clase tanto por sus dimensiones como por la rapidez con la que se ha llevado a cabo. Se ha analizado la evolución de más de 11.200 pacientes en 400 hospitales de 32 países de todo el mundo. Los enfermos eran asignados de forma aleatoria a recibir o bien solo los cuidados normales o bien lo mismo más alguno de los tratamientos mencionados.

 

“Ninguna de las drogas estudiadas redujo la mortalidad en ningún subgrupo de pacientes ni tuvo efectos en la iniciación de la respiración artificial o la duración del ingreso hospitalario”, explica el estudio sobre el ensayo, que se ha publicado en abierto en la web y está siendo revisado para aparecer en una publicación médica especializada, según la OMS.

 

Estos resultados son el último clavo en el ataúd para tratamientos que han sido ensalzados por algunos políticos sin pruebas de su eficacia, en especial la cloroquina y su derivado hidroxicloroquina. Estos medicamentos calificados como “revolucionarios” por líderes como Donald Trump en los primeros momentos de la pandemia han resultado no tener ningún efecto positivo e incluso es posible que sean contraproducentes en muchos enfermos.

 

La OMS ya tuvo que parar en junio el uso de estos fármacos en el ensayo por sospechas de que aumentaba la mortalidad, aunque después lo reanudó tras una revisión más detallada, pues los datos preocupantes venían de un estudio que resultó ser un fraude. Un mes después, la organización volvió a sacar estos dos fármacos del ensayo basado ya en datos propios y ahora los resultados definitivos muestran que no hay efectividad.

 

En el caso del remdesivir, un antiviral desarrollado contra el ébola por la farmacéutica estadounidense Gilead, los resultados abren una importante incógnita, pues el fármaco ha sido aprobado para su uso tanto en EE UU como en Europa de forma temporal hasta que hubiese datos sólidos sobre su efectividad.

 

El ensayo de la OMS demuestra que en términos globales esta droga no es efectiva. Pero un estudio publicado la semana pasada en la prestigiosa revista médica NEJM apuntaba que esta droga consigue que los pacientes se recuperen unos cinco días antes que los que no la toman. En ese estudio —que analizó a 1.062 pacientes— se detectó una reducción de la mortalidad en un grupo reducido de enfermos: aquellos que justo han empezado a recibir oxígeno pero no están aún en situación grave ni requieren respiración asistida. La farmacéutica Gilead está haciendo otro ensayo clínico para probar si el remdesivir administrado junto a un fármaco contra la artritis reumatoide llamado baricitinib aumenta los efectos positivos observados.