La Ciudad de Buenos Aires autorizó a 169 escuelas privadas a dar clases presencialesLa Ciudad de Buenos Aires autorizó a 169 escuelas privadas a dar clases presenciales.

Noticias relacionadas

 

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires autorizó a 169 escuelas privadas a retomar las clases presenciales a partir del viernes. Se trata de 89 institutos primarios y 80 secundarios que estarán habilitados para el desarrollo de actividades en los últimos años de cada ciclo. La decisión se conoció luego de que esta semana se iniciaran las tareas de revinculación con alumnos de colegios estatales.

 

Para volver a dar clases, las escuelas deberán cumplir con el protocolo que la Ciudad presentó para su funcionamiento, en el marco del sistema de “semáforo” que se aprobó la semana pasada en el Consejo Federal de Educación.

 

En ese sentido, se aclaró que si bien las instituciones estatales quedaron habilitadas automáticamente, las privadas tuvieron que presentar su pedido de regreso a clases y expresar la conformidad con la normativa vigente ante las autoridades, algo que hasta este miércoles hicieron 169 colegios.

 

Según pudo saber TN.com.ar, en el caso de las escuelas de gestión estatal fueron 12 los establecimientos que volvieron a funcionar en los últimos días -todos del nivel secundario. Sin embargo, se espera que la semana que viene ese número ascienda a 190 entre institutos primarios y secundarios.

 

Con respecto a los colegios privados, se estableció que las secundarias puedan empezar las tareas de revinculación a partir de este viernes, mientras que las primarias desde el lunes próximo, al igual que las estatales.

 

De acuerdo al cronograma de la Ciudad, los primeros en regresar a las escuelas fueron los alumnos de quinto año de las secundarias, mientras que está previsto que el lunes lo hagan los de séptimo de primaria.

 

Según el “Protocolo de actividades educativas de revinculación, orientación e intercambio y actividades presenciales de cierre del año lectivo”, las escuelas deben conformar grupos de hasta 10 personas, que no se pueden mezclar con otros, para facilitar el aislamiento en caso de contagios.

 

Además, las precauciones incluyen el uso de tapabocas y el mantenimiento del distanciamiento social entre los alumnos y los docentes.