Teófimo López y Vasiliy LomachenkoTeófimo López enfrentado al ucraniano Vasiliy Lomachenko.

Teófimo López retuvo su título de campeón ligero de la FIB y le arrebató tres cinturones al experimentado Vasiliy Lomachenko, indiscutible ganador en esa categoría. El estadounidense, se impuso en las tarjetas de forma unánime, al cabo de doce rounds que estuvieron muy lejos de cumplir las expectativas de que sea la "Pelea del año".

 

López fue el dominador de la primera mitad del enfrentamiento, aunque sin demasiados aciertos sobre el supercampeón ucraniano. Los jueces deliberaron que su insistencia y su posterior aguante merecieron que saliera como el gran ganador de la noche, en la que se unificaron los títulos de la categoría ligero.

 

Las tarjetas fueron 116-112, 119-109 y 117-111 a favor del boxeador de 23 años, que mantuvo su invicto. "Definitivamente, no estoy de acuerdo con las tarjetas", recalcó Lomachenko, considerado uno de los mejores púgiles de la actualidad.

 

Noticias relacionadas

Las tarjetas sorprendieron después de una pelea mucho más pareja de lo que aparentó el resultado. "Es el tiempo de una nueva generación y me tocó a mí", dijo López al bajar del ring. "Soy un luchador. Yo recibo una y doy una, es lo que hace un campeón", completó el estadounidense, que había prometido un nocaut.

 

El calificativo de "Pelea del año", con el que los especialistas se ilusionaron en la previa, se desmoronó al cabo de los seis primeros asaltos. En ellos, López lanzó numerosos golpes, pero casi ninguno comprometió a Lomachenko. El ucraniano se limitó a moverse continuamente para no ser presa fácil y se mantuvo expectante a la espera de un paso en falso de López.