Brenda Gutiérrez, asaltada y arrastrada por motochorros en MorenoBrenda, recuperándose en el hospital. (Foto: captura video).

Brenda Gutiérrez habló a través de un video. La joven arrastrada por motochorros y luego atropellada por un auto en Moreno la semana pasada, envió un mensaje de agradecimiento a los médicos y a los vecinos que la asistieron en plena calle.

 

“Todavía sigo dolorida”, dice la chica de 24 años que continúa internada en el Hospital Mariano y Luciano de la Vega y dice con una sonrisa: “Quiero darle las gracias al personal médico, a los vecinos del barrio Villa Sala, que estuvieron acompañándome y atendiéndome también en el momento del accidente. También a mi familia y a todos los que se preocuparon”, agrega en un video de poco más de un minuto. El video lo dio a conocer su familia a Arriba Argentinos (eltrece). 

 

Su caso fue visto en todos los medios y sitios. Las imágenes que registraron las cámaras de seguridad de la zona en el momento del asalto son impactantes. A Brenda quisieron robarle una riñonera cuando volvía a su casa luego de comprar en una panadería de la zona, y como no pudo soltarse, la llevaron arrastrada en una moto hasta que fue atropellada por el auto de un vecino.

 

Noticias relacionadas

Pese a toda esa situación indignante y que generó el temor a la joven, pudo sobrevivir y ahora lleva adelante una lenta recuperación.

 

“Está mejor. Sigue con sonda y puede comer muy poquitito, pero eso ya es una buena señal. Le extirparon un bazo que estaba comprometido. Tiene que recuperarse de las costillas fracturadas y los golpes en la cabeza”, contó su papá, Rubén a TN.

 

Además, detalló que “ella se acuerda de que la arrastraron y luego se despertó en el hospital”.

 

“Nunca le habían robado. Nosotros siempre dijimos que jamás nos resistiríamos a un asalto. Lo que estos quisieron fue arrancarle la riñonera, no pudieron y la engancharon. Y ella se agarró de una mochila como acto reflejo para que no la levantaran por el aire. No le dieron tiempo a nada”, afirmó.

 

Fue el viernes pasado, cuando durante un allanamiento en Moreno, se detuvo a los dos sospechosos del brutal asalto a Brenda, secuestraron la moto y el arma que usaron el día del hecho delictivo.

 

Para intentar despistar, los detenidos ya le habían cambiado el color al guardabarros del vehículo para desviar a los investigadores, pero guardaban en la casa donde se produjo uno de los arrestos las partes que habían extraído de la Honda 250 color negra. También secuestraron en el lugar una pistola Bersa calibre 22, un cargador, municiones, una mochila color negra y la ropa que, según los registros de las cámaras de seguridad, usaban cuando atacaron a Brenda.

 

La causa es investigada en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 8 del Departamento Judicial Moreno-General Rodríguez, a cargo del fiscal Gabriel López, quien ordenó los allanamientos que se realizaron este viernes.