Evo Morales, REUTERSEvo Morales, REUTERS

POR MANUEL CASTRO

Gobernaremos para todos los bolivianos construyendo un gobierno de unidad nacional, dijo Luis Arce. En el aspecto político Evo jamás perdió el control del MAS. Habrá que negociar, la región ya no es políticamente igual, hay otros presidentes con otras ideologías.

Noticias relacionadas

 

Después de conocidos los resultados todos se hacen esta pregunta ¿con la victoria de Luis Arce, vuelve Evo al poder? Y ¿cuán independiente será del hombre que dirigió el país durante 14 años? Ese mismo líder a quien la ciudadanía le dijo NO en un referendo.

 

Esa misma ciudadanía volvió al votar al MAS. Antes de la elección se jugaba con la posibilidad de un empate y que, en una segunda vuelta perdería ante la unidad de la oposición.

 

Pero eso no pasó. Fue la oposición la que fracasó. Los efectos del virus en la economía y la división en sus filas, que no logró tener un solo candidato, y sobre todo por los enfrentamientos entre Camacho y Mesa, que además no dejó un buen recuerdo de su paso por la presidencia del país. Tal vez el único interés de la oposición haya sido lograr tener legisladores para poder negociar más cómoda sus intereses. Las malas lenguas hablan de la existencia de un pacto entre Evo y Camacho. Ya veremos.

 

Luis Arce fue ministro de economía durante el gobierno de Evo Morales de la que hizo un muy buen manejo. Comentarios de amigos que viven en Bolivia solían decirme que Evo siempre manejo en sus alocuciones un discurso antiimperialista, pero el peso boliviano y el dólar siempre circularon con normalidad además de tener el país una muy baja inflación (anual). Aún hoy lo es, con todos los problemas económicos que hay a nivel mundial. El dólar hace ocho años que tiene la misma cotización, se puede pagar en bolivianos o en dólares; los intereses del banco son del 0,03%. Las ideologías se hacen añicos ante los números.

Luis Arce, ganador en las elecciones de Bolivia, REUTERSLuis Arce, ganador en las elecciones de Bolivia, REUTERS 

En el aspecto político Evo jamás perdió el control del MAS, de hecho podría decir que fue el jefe de campaña de Arce. La base del partido siempre fue fuerte, pero representaba aproximadamente un 40% de la ciudadanía, lo que quiere decir que un importante porcentaje de población a la que denominaré de centro o de centro derecha también votó al “delfín de Evo”.

 

Después de los resultados, euforia en la izquierda. Luis Arce prometió que gobernará para todos.

 

Y vuelvo a la pregunta inicial. Evo ¿vuelve a tener poder?

 

¿Podrá pasar los mismo que en Ecuador con Lenín Moreno?

 

¿O en Colombia? Recordar Uribe contra Santos. Iván Duque contra Uribe.

 

Arce podría recordarle a Evo que los votos son de él. Creo que me estoy adelantando aún en este tema.

 

El liderazgo del MAS sigue estando en las manos de Morales y es probable que una situación similar a la de Ecuador nunca suceda, por otra parte, en el partido las bases indígenas quieren algún tipo de reestructuración.

 

Es muy probable que ya no haya Socialismo del Siglo XXI, la realidad sudamericana actual ya no es la misma (más allá que Evo siempre tuvo una postura muy personal sabiendo cuando estar cerca y cuando no), hay presidentes que tienen otras posturas caso Duque, Bolsonaro, Moreno, Mario Abdo o Lacalle Pou. Y con ellos habrá que negociar. Guste o no.

 

Pensar que Evo Morales no tendrá poder cuando regrese a Bolivia es no reconocer una realidad, por más que el propio ex presidente dijera que se iba a dedicar a otra cosa.

 

Pero por ahora no puede regresar. Tiene causas judiciales. El propio Luis Arce lo dijo: “Evo puede volver al país, pero tiene que resolver sus problemas con la justicia”.