A pesar de llegar clasificado, Boca no tuvo piedad ante Caracas en la LibertadoresPOR TEO COQUET.

 
El encuentro no iba a comenzar con el pie derecho, luego de que Julio Buffarini cometa un penal por una mano en el área local a los 16 minutos. Pero si hay un sitio con tranquilidad en Boca, es en el arco. Esteban Andrada se quedó con el penal y de ahí en adelante fue todo azul y oro. Posesión del partido (65%) y remates en total (25). Buen partido de los laterales, Cardona, Salvio y Tévez.


 
El marcador se iba a abrir a los 27, desde un córner ejecutado por Edwin Cardona y cabeceado por Lisandro López. Otro punto a favor del colombiano, que además haber tocado en 80 ocasiones la pelota y haber repartido 5 pases clave durante todo el partido, le brinda un pase gol a Boca que le hace falta: el centro del tiro de esquina. Pegada fenomenal para que cabecee Licha López y abra el tanteador.


 
Más tarde, llegaría el doblete de Carlos Tévez. Un Apache, que a diferencia de otros partidos, intentó mucho el tiro al arco. En total fueron 7 sus disparos, 3 dirigidos al arco y 2 terminaron en gol. Ah, y no solo fue un doblete que aportó para sumar 3 puntos. Selló dos récords: Carlos se convirtió en el tercer futbolista de la historia Xeneize con más goles (20) por Libertadores y en la actualidad es el jugador más joven y más longevo en gritar por Copa con la camiseta del club de la Ribera (desde el 2002 con 18 años y 92 días ante Olimpia, hasta el de ayer con 36 años y 261 días). Además, su actualidad demuestra que es la pieza clave del Boca de Miguel Ángel Russo. Su 2020 registra 7 goles, 2 asistencias, y 32 pases clave en 12 partidos. Mientras muchos piensan en su retiro, el capitán produce para el equipo.

 


Boca terminó doblegando a su escolta del grupo H, Libertad (7 puntos), con 14 puntos. Será un equipo que ninguno de los segundos se va a querer cruzar. 6 encuentros disputados en fase de grupos, 4 victorias y 2 empates. 10 goles convertidos y tan sólo 1 recibido. Rocoso en defensa y golpeador en ataque. Individualidades que lo pueden salvar de una mala noche. El Boca de Russo es más de lo que muchos se imaginan.