Silvia Gers, músicaGERS.

Silvia Gers compartió una charla a solas con DIARIO 26 para hablar de su nuevo trabajo discográfico y de cómo trabaja en tiempos de pandemia.

 

"Este disco va a tener una impronta rockera; Todo lo que sé es un reggae con una mirada serena del amor; A Contramano refiere a historias de vida que me han tocado muy de cerca, personas que a pesar de tener circunstancias muy desfavorables desarrollan lo que más les gusta, porque no solo tiene que ver con eso, sino con salir adelante a pesar de ser estigmatizados socialmente; y en el  Blues del Adiós me inspire en esos seres queridos que están partiendo y debemos aprender a acompañar", afirmó.

 

Silvia es una persona comprometida con la sociedad. En 2007, en el marco del Día de la Mujer,  tocó en La Plata en el penal de mujeres de LOS HORNOS en la Unidad 33 frente a un centenar de detenidas. Además en 2010 fue premiada por su canción Sin trato, donde refleja situaciones de violencia y abuso hacia niñas, niños y mujeres en el marco del certamen Otra vida es posible, organizado por el Ministerio de Educación de la Nación junto con la Secretaría de Derechos Humanos. "Para mi el rock es un lugar de denuncia, no debería estar ajeno a las problemáticas sociales que nos atraviesan. El rock debe salir y cantar todo lo que muchos callan o fomentan. La canción es una oportunidad, un camino diferente para llegar y generar un nuevo nivel de conciencia, de algún modo siento este impulso. Estas ganas de transformar lo que veo que está enquistado en esta sociedad, es mi compromiso", sostuvo.

 

Noticias relacionadas

Consagrada como una destacada referente femenina de la escena musical del rock, Silvia Gers cuenta con una gran trayectoria: fue integrante de Brujas la primera banda de heavy metal conformada por mujeres, además de compartir escenario con León Gieco, Teresa Parodi, La Renga, Eruca Sativa, entre otros, ser guitarrista de Edelmiro Molinari y Alejandro Medina e integrar Mujertrova.

 

Silvia es la clara síntesis de la mixtura musical argentina, su capacidad de crear múltiples ritmos han hecho de ella un estilo en sí mismo, difícil de clasificar. Es emocional, sensible, pasional y comprometida. En ella conviven dentro de su repertorio temático letras amorosas, como de hondo compromiso social, de exilios, de búsqueda y de acción, recreadas en historias, cuyas letras bien podrían abstraerse de música y ser leídas como poemas de valiosa cuantía.

 

La pandemia no la detiene, sigue creando nuevos temas, "soy muy inquieta, no puedo evitarlo, la música llega a mi y necesito expresarla, así van surgiendo mis nuevos temas y estoy ansiosa por compartirlos con todos ustedes".