Alberto Fernández, NAAlberto Fernández, presidente de La Nación.

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que el Gobierno "va a dar pelea" a los que buscan una devaluación del peso y aclaró que su trabajo no es obedecer "a pequeñas minorías" sino a los votantes del Frente de Todos.

 

"Tenemos que tener memoria. Devaluar es muy fácil, pero es una máquina de generar pobreza. Nosotros lo que queremos es una Argentina que crezca, que se desarrolle, de trabajo y exporte. Así queremos conseguir los dólares. No porque lo pusimos al precio que algunos poderosos necesitan", indicó Fernández durante un acto en Ezeiza.

 

El presidente advirtió que "muchos quieren desviar" al Gobierno y hacerle creer que tiene "que resolver otros problemas, que son problemas de pequeñas minorías, que quieren que uno le responda a sus intereses y se olvidan de lo que necesitan los argentinos".

 

Noticias relacionadas

"Si quieren dar pelea, daremos pelea. Para eso llegamos al Gobierno. No para cruzarnos de brazos y obedecerles, sino para obedecer a los que nos votaron y para hacer una Argentina que a todos nos incluya", señaló el jefe de Estado.

 

En tanto, resaltó: "Soy peronista. Para un argentino no hay nada mejor que otro argentino. Y lo voy a seguir reivindicando aunque muchos quieran quebrarnos". Fernández aseguró que está "orgulloso" de "tener que terminar la tarea inconclusa" que comenzó Néstor Kirchner y continuó Cristina Kirchner.

 

"Estoy contento porque seguimos con nuestra idea inicial. Pareciera ser que la historia ha querido que aquello que comenzó Néstor y continuó Cristina sea yo el encargado de terminarlo. Estoy orgulloso de tener que terminar esa tarea inconclusa", remarcó al encabezar la entrega de viviendas del plan Procrear para familias de las provincias de Buenos Aires y Río Negro, y anunciar obras para Formosa y La Rioja, desde el partido bonaerense de Ezeiza.

 

Aseguró que "es muy difícil explicarle al mundo" que hubo 11.000 viviendas "que dejaron de hacerse o no se entregaron" por la misma razón que "una gobernadora decidió no hacer más hospitales en la Provincia de Buenos Aires".

 

El presidente estuvo acompañado por el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, y un grupo de ministros y funcionarios, en tanto que los gobernadores del resto de las provincias beneficiadas participaron virtualmente.