Un grupo de jóvenes realizaron una fiesta clandestina en un cementerio y se sacaron fotos con los ataúdes

En medio de la pandemia por coronavirus que azota al mundo, se registró una nueva fiesta clandestina.

Noticias relacionadas

 

La misma se llevó a cabo en un cementerio y se volvió noticia a nivel nacional por la insólita actitud de sus participantes. Ellos entraron a una fábrica de ataúdes cerca del lugar y se sacaron fotos con los féretros.

Un grupo de jóvenes realizaron una fiesta clandestina en un cementerio y se sacaron fotos con los ataúdes

 

La misma aconteció en la noche del sábado y se extendió hasta la madrugada del domingo en la ciudad santafesina de Armstrong. Según reportaron las autoridades a los medios locales, al momento de llegar al lugar divisaron más de 200 vehículos.

 

Las fuerzas de seguridad recibieron un llamado de alerta cerca de las 03:00 horas avisándoles de la celebración. Una vez que los asistentes divisaron el móvil policial que se acercó al lugar, se dispersaron en distintas direcciones. Algunos se dirigieron de vuelta a la ciudad mientras que otros viajaron a Villa Eloísa o a Cañada de Gómez.

 

El establecimiento está ubicado en una prolongación de la Ruta 178 y se encuentra cercano a una fábrica de ataúdes. Algunas jóvenes que asistieron a la fiesta cerca del cementerio no tuvieron mejor idea que fotografiarse con ellos en distintas poses.

 

Las imágenes se difundieron a través de las redes sociales y rápidamente se volvieron virales por lo insólito del hecho. Varias de ellas incluso posaron dentro de algunos féretros que estaban alojados en el lugar a pocos metros de la fiesta clandestina.

 

Esta clase de eventos no solo supone una violación a las normas establecidas durante el confinamiento sino que se pone en peligro las vidas de quienes participan en los mismos.