Emmanuel MacronEmmanuel Macron, presidente de Francia. 

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo en Niza que el atentado que este jueves dejó tres muertos acuchillados dentro de una iglesia de esa ciudad mediterránea de Francia fue un "ataque terrorista islamista".

 

Luego de visitar la basílica donde ocurrió el ataque y de reunirse con el alcalde de Lyon, Macron anunció que se reforzará la seguridad de sitios religiosos y escuelas y se elevará de 3.000 a 7.000 el número de militares que forman parte de la operación especial que desde hace años protege al país de ataques extremistas.

 

"Mañana tendremos un consejo de defensa en el que serán adoptadas nuevas medidas" de seguridad, dijo el presidente, que expresó su "apoyo a todos los católicos" de Francia, informó la agencia de noticias AFP.

 

Noticias relacionadas

El ataque fue por lo menos el tercero de confirmada motivación islamista en Francia en dos meses, incluyendo la decapitación de un profesor francés por haber mostrado en clases caricaturas de Mahoma, el profeta del Islam.

 

Los ataques coincidieron con la publicación de nuevas caricaturas de Mahoma por parte de la revista satírica francesa Charlie Hebdo, que hace cinco años fue atacada por este motivo por islamistas de la red Al Qaeda que asesinaron a 12 personas en las oficinas del semanario en París.

 

Tras las muerte del profesor Samuel Paty, el presidente Macron defendió fuertemente la publicación de las caricaturas como un ejercicio del derecho a la libertad de expresión, pero muchos musulmanes de Francia y del islam, incluyendo gobernantes, están indignados con lo que consideran insultos a su profeta y ataques contra su religión.

 

"No cederemos" en los valores franceses, señaló Macron ante la prensa en Niza, donde llamó a la "unión" nacional. La postura de Macron sobre las caricaturas desató protestas en las calles de varios países musulmanes y un boicot contra productos franceses.

 

El mes pasado, un hombre que había solicitado asilo en Francia atacó e hirió con un cuchillo a dos personas cerca de la antigua sede de Charlie Hebdo en París.