Macron, Francia, REUTERSMACRON. REUTERS

POR MANUEL CASTRO

Francia está otra vez bajo ataque terrorista yihadista. Pero su presidente, Emmanuel Macron está totalmente decidido a enfrentarlo. Lo había señalado en el artículo relacionado con el brutal asesinato del docente Samuel Paty a manos de un criminal que se creyó enviado de Dios; y había dicho que ese no era ni el primer ataque de ese tipo ni que sería el último. En realidad no hace falta ser muy despierto para saberlo, basta con conocer un poco, solo un poco de uno de los problemas que afectan a Europa. ¿Sólo a Europa?

Noticias relacionadas

 

La situación no es grave. Es muy grave. Pero algunos en el gabinete de Macron parecen darse cuenta ahora. El ministro del interior Gérald Darmanin dijo que se tenía que comprender que ha habido y que habrá otros hechos brutales como los últimos de Niza. Pero, vamos a ver señor ministro ¿en qué país vivió ud., en los últimos años? ¿Y en qué continente?

 

Si Francia no reconoce que tiene un problema, si Europa no reconoce que tiene el mismo problema; la cosa se pondrá más grave. De nada vale ni alargarla ni combatirla cuando ya es demasiado tarde. De nada valen los homenajes a los asesinados ni las manifestaciones en su recuerdo. Todo eso llega tarde. Sobre todo cuando se sabe muy bien, pero muy bien que el problema viene desde hace años. Años.

 

No se terminó de enfriar el cadáver del profesor Paty, que en Niza un energúmeno aguardó en la entrada de la basílica de Notre Dame y sin mediar palabra mató a tres personas, y doy más datos: degolló a una anciana, decapitó a otra anciana y apuñaló al sacristán. Parece ser que también hubo algunos heridos. Quiero recordar que en política como en la vida cotidiana la ley de acción y reacción de Isaac Newton se cumple inexorablemente. De hecho ya ha pasado. No todos van a querer poner la otra mejilla. La policía llegó rápido e hirió de bala al criminal, que pateaba y gritaba “Alá es grande” mientras era llevado en la ambulancia. Pero no fue solo en Niza. Hubo otros intentos de ataques en Aviñón, un hombre armado con un cuchillo gritando “Alá es grande”; en Lyon otro hombre armado también con un cuchillo.

Caricatura de Mahoma, crimen del profesor Samuel Paty en Francia, terrorismo, Islam, REUTERSMUERTE DE PROFESOR. PROTESTAS EN FRANCIA. REUTERS

¿Ataques planificados o sólo lobos solitarios? Sea lo que fuere, da igual. El resultado es el terror.

 

No quiero dejar pasar el ataque al consulado francés en Yeda, Arabia, donde las autoridades arrestaron a un hombre que había herido a uno de los guardias.

 

Después del asesinato del profesor Paty por el tema de las caricaturas de Mahoma, en algunos países (musulmanes) se han realizado protestas y boicots a productos franceses (tiene derecho a hacerlo) y también ha habido un encontronazo, hasta ahora solo con declaraciones entre el presidente turco Recep Tayyip Erdogán y el presidente Macron. Y a lo que Charly Hebdo respondió con una caricatura de Erdogán que de seguro, no le gustó. Generalmente los autócratas tienen muy mal humor. Pero lo siento, son las reglas del juego.

 

De todas formas el gobierno turco hizo llegar un comunicado condenando de manera firme “el salvaje atentado”.

Caricatura de Mahoma, crimen del profesor Samuel Paty en Francia, terrorismo, Islam, REUTERSREUTERS

También desde la ciudad de El Cairo, el Gran Imán de la mezquita Al Azahar (sunita) señalo: “condeno y denuncio ese abobinable atentado terrorista, debemos denunciar la escalada de la violencia y los discursos del odio”.

 

Francia ha elevado al máximo la alerta antiterrorista, el premier Jean Castex prometió una dura reacción, que será firme e implacable.

 

Por su parte el presidente Macron afirmó que su país “no cederá al terror”. Veremos.
La Operación Centinela elevó a 7.000 el número de soldados que estarán patrullando todos los lugares considerados estratégicos en Francia.

 

El criminal fue identificado como Brahim Aoussaoui (en español lo escribiríamos Brajím Ausaui, pero en este caso está adaptado para que lo puedan leer los franceses) de unos 21 años nacido en Túnez. Había entrado en el continente europeo vía Italia, pero su intención no era quedarse en ese país sino ir a Francia donde, aparentemente tenía familia. Llegó a la isla italiana de Lampedusa, fue clasificado como inmigrante ilegal, situación que es penada con una multa que puede llegar hasta los 10.000 euros. Multa que, obviamente, no pagó. En Bari estuvo en cuarentena, pero no fue expulsado a Túnez. Fue a Francia. En la Costa Azul se unió a algunas comunidades musulmanas. Los informes señalan que se radicalizó rápidamente. O ya venía radicalizado, vaya uno a saber.

Recep Tayyip Erdogan y Emmanuel Macron, Turquía y FranciaERDOGAN Y MACRON.

Pero, como pasó primero por Italia, se ha armado un lio gordo en ese país. Matteo Salvini pidió la dimisión de la ministra del interior por la falta de control en la entrada de un terrorista (o que después se transformó en terrorista, vaya uno a saber). Salvini fue durísimo con la ministra, que obviamente se lavó las manos. Es que en Italia el descontento es grande con los ilegales, al igual que en otros países europeos; cuyos gobernantes hablan de derechos, de asilo y de un montón de cosas, pero nada solucionan. No hace mucho pasó en Sicilia, donde el presidente regional Nello Musumeci, señaló que la isla no podía seguir sufriendo la invasión de inmigrantes mientras el resto de Europa miraba para otro lado.

 

Hablan de los inmigrantes ilegales, pero se pasan la pelota, porque nadie los quiere. Las razones, el choque cultural y la falta de asimilación. Hay un discurso oficial buenista y una realidad de la que todos hablan, pero no en público. O lo dicen unos pocos en público. Señores de esa forma no se solucionan los problemas. Los verdaderos líderes políticos teóricamente son visionarios, huelen los problemas a la distancia. Si no pueden hacer eso vuélvanse a sus casas, porque sus errores los paga siempre el ciudadano, con su dinero o con su vida (la del ciudadano).

 

Políticos europeos han señalado que nadie está en contra de la inmigración, es más, que muchos de sus antepasados (familiares) emigraron en busca de una mejor vida hacia distintos continentes, principalmente América; pero si del modo en que viene sucediendo desde hace mucho tiempo en el Viejo Continente. Ni que estuviera planeado. Tanto que se habla de invasión… en cuotas.

 

En Argentina conocemos bien el tema de la inmigración, de hecho nuestros padres vinieron de Europa (España) a fundarnos la patria, pero después de la independencia, quedó nuestra identidad, cultura, idioma, religión. Y todo aquel que quiera venir a habitar en suelo argentino se tiene que adaptar a nuestras costumbres (y no al revés). Y todo eso dentro de un ambiente de comprensión y tolerancia.

Tres muertos en Francia en un ataque con cuchillo en una iglesiaATAQUE EN FRANCIA EN UNA IGLESIA.

Las culturas existen y las identidades también. Y defenderlas no implica estar en contra de nadie, sino respetarse uno mismo.

 

Volviendo al tema de los homicidios de un fanático en Francia, hubo condolencias del Papa, de Merkel, Conte, Jonhson, Charles Michel (presidente del Consejo Europeo) y de David Sossoli (presidente del Parlamento Europeo) que llamó a la unidad europea “ante la inmensa tragedia de Niza, y que los europeos debemos estar unidos contra la violencia y en contra quienes matan o propagan el odio”.

 

Las condolencias están bien, pero si tomaran medidas sería mejor.