Elecciones en Estados Unidos, Trump vs Biden, REUTERSDonald Trump busca revertir el resultado de las elecciones, REUTERS.

Los resultados de los comicios en Estados Unidos dio el resultado que Joe Biden será el próximo presidente del país y en contrapartida Donald Trump sigue negándose a conceder la victoria. 

 

Trump tiene una estrategia legal para desafiar el resultado de las elecciones. Tras interponer decenas de demandas, el equipo de Trump aún tiene que anotarse una victoria significativa, o presentar pruebas de fraude generalizado. Su abogado más destacado, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, dijo el jueves que la campaña iba a retirar sus acciones legales en Michigan, un estado que Biden ganó por más de 160.000 votos.

 

En Georgia, el secretario de estado republicano anunció que certificará el resultado electoral, que proporcionó a Biden una ventaja de poco más de 12.000 votos después de que el estado llevara a cabo un recuento manual de cerca de 5 millones de sufragios.

 

Noticias relacionadas

Mientras las puertas de su reelección permanecen cerradas, el presidente parece estar cambiando su estrategia para voltear los resultados de una improbable táctica legal a una jugada política más arriesgada. Bloquear el proceso de certificación de votos en el mayor número de estados posible, a través de demandas o animando a funcionarios republicanos a objetar el resultado. Convencer a las legislaturas controladas por los republicanos en estados donde Biden ganó de manera ajustada para que descarten los resultados del voto popular como corruptos por fraude generalizado.

 

Trump busca hacer presión sobre ciertos estados para que ignoraran el total actual de votos se produjo después de que la prensa del país informara que el presidente había llamado a funcionarios republicanos que se habían negado inicialmente a certificar el resultado de las elecciones de Detroit, la ciudad más grande de Michigan.

 

Para alcanzar la presidencia de EE.UU., no hay que ganar mayoría de los votos populares sino conseguir al menos 270 de los 538 votos del Colegio Electoral. El candidato que gane el voto popular en un estado, generalmente se lleva todos los votos electorales de ese territorio. Florida, por ejemplo, tiene 29 votos electorales. Texas, 38. El candidato que llegue a 270, gana las elecciones.

 

Las posibilidades de que Trump salga exitoso son muy, muy escasas. Para empezar, el presidente debería voltear los resultados en diversos estados, donde la ventaja de Biden oscila entre las decenas de miles de votos a más de cientos de miles. Este año 2020 no es 2000, cuando todo se decidió en Florida.

 

Además, muchos de los estados que el equipo legal de Trump tiene en el punto de mira (Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Nevada) tienen gobernadores del Partido Demócrata, que no se van a quedar de brazos cruzados mientras todo esto pasa.