Pan dulce, NavidadCanasta Navideña con un aumento del 70%.

Las fechas festivas traen todos los años un aumento significativo de los precios en productos tradicionales para la mesa navideña. Los productos importantes que muestran faltantes, anticipan una difícil época de festividad para los bolsillos de los consumidores.

Noticias relacionadas

 

Héctor Polino, titular de Consumidores Libres dijo: “Nosotros lo que vemos es una aceleración de los precios. No hay muchos productos navideños todavía, pero sí estamos viendo que los pandulces ya comenzaron a aparecer en las panaderías y muestran un alza respecto del 2019. Hoy, un pandulce en una confitería de barrios de clase media cotiza alrededor de $500 el 1/2 kilo y entre $1.000 y $1.100 el kilo”.

 

Por otro lado, Miguel Calvete, titular del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom), reveló que se está viendo “un acompañamiento a la inflación” de parte de los precios pero que el problema no será tanto de valores sino de expectativas. “La producción de los productos navideños cayó 40% porque no hay expectativa de venta”, agregó. Indecom registró un incremento de 72% en una canasta de cinco productos casi exclusivos de estas fechas, Uno de los que más incrementó su precio respecto de las fiestas del año pasado fue el budín de vainilla, 215%. La sidra 40%, el pan dulce 70%, el turrón de maní 41% y las garrapiñadas incrementaron su precio de diciembre de 2019 a hoy en un 40 por ciento.

 

Desde la Cámara Argentina del Juguete, los aumentos con lo que están llegando los árboles y los adornos “rondan el 40 por ciento”. “Hoy, un arbolito de ochenta centímetros de alto con sus boas y lametas tiene un costo de alrededor de los 800 pesos. En este producto lo que hay que tener en cuenta es que el valor depende de la cantidad de ramas. Así, por ejemplo, un árbol del modelo denominado “canadiense” que tiene una altura de un metro y medio tiene un valor, adornado, de 2.500 pesos”.

 

Desde la Secretaría de Comercio Interior comenzaron a llamar a los supermercados para armar una canasta de productos a precios promocionales para las fiestas. Además de 1,7 millón de cajas navideñas que el Gobierno repartirá entre jubilados y pensionados de la mínima, buscará obtener un producto para la clase media que se pueda comprar en los grandes espacios de comercialización.