Rudy Giuliani

POR MANUEL CASTRO

La conferencia de prensa del jefe de los abogados del presidente Trump fue obviada intencionalmente por los grandes medios de comunicación.

Sin embargo hubo otros que sí lo mostraron. Y lo que se dijo en ella fue fuerte. Rudoph Giuliani habló de fraude y que oficialmente Biden era nada. Es que aún no están los electores que se tienen que reunir el 14 de diciembre de este año para elegir presidente. Según el equipo de Giuliani hay 6 estados donde hay una cantidad de votos que deberían ser impugnados, serían más del doble para dar vuelta la elección hasta en estados clave como Michigan, Wisconsin, Nuevo Méjico, Arizona y Virginia.

 

Fue una conferencia de 90 minutos y de enfrentamiento con los periodistas presentes.

 

Noticias relacionadas

También habló la señora Sidney Powell abogada de la campaña de Trump pero que no está en el equipo de Giuliani. Señaló la gran cantidad de evidencia que se ha reunido sobre el fraudulento sistema de votación Dominion.

 

Habló de la relación y del dinero comunista que circuló a través de Cuba, Venezuela y China para interferir en las elecciones. Los sistemas de votación Dominion, el software es de tecnología Smartmatic y fueron creados en la Venezuela de Chávez para asegurarse siempre la victoria.

 

Ahora se entienden denuncias de muchos venezolanos cuando realizaban el voto electrónico a un candidato de la oposición y siempre salía Maduro.

 

Que más dijo la señora Powell “el sistema puede configurar y ejecutar un algoritmo para tomar un cierto porcentaje de votos de Trump y pasárselos a Biden, lo cual nunca hubiera sido descubierto si los votos para Trump no hubieran sido tan abrumadores en muchos estados.

 

Si bien Trump había señalado vía tuit que la abogada Powell sería miembro legal junto a Giuliani y a la consejera legal Jenna Ellis, ahora se informó que ejerce la abogacía por su cuenta, que no es miembro del equipo legal de Trump y que tampoco es abogada del presidente a título personal.

 

Parece ser que se habría descubierto que en el fraude no sólo habría demócratas sino también republicanos. Epaaa.

 

Esto es un caos. De ser verdad.

 

De hecho Powell ha acusado a varios gobernadores republicanos de ayudar a Biden a ganar en sus estados.

 

Esto ya es demasiado.

 

Quiero parar aquí. No era mi intención detenerme en el tema de las denuncias de fraude que las tendrá que dirimir la Justicia. Solo la Justicia.

 

Pero más allá de las denuncias de fraude lo que verdaderamente molesta hasta lo repulsivo es la actitud de algunos medios de comunicación, que algunos llaman en inglés: media mob, la mafia de los medios.

 

Esos medios, que a nivel internacional se llenan la boca hablando de Democracia, pero que tienen el atrevimiento de quitar del aire a un presidente de la primera potencia (en su propio país) o de no emitir información cuya aceptación o no, depende del ciudadano. El que cambia de canal es el ciudadano. Solo él. La prensa debe ser solo la piedra en el zapato de todos. Y actuar siempre de buena fe.

 

Más allá de demócratas o republicanos la cosa está enfilando hacia la pérdida de libertad, hacia la manipulación, hacia la mentira que el ciudadano debe aceptar como un borrego.

 

Y lo mismo pasa con las tecnológicas que influyen en la opinión de los ciudadanos cerrándoles sus programas o amenazándolos con cerrárselos. Señores, la libertad es libre.

 

El mundo está muy complicado.

 

No existe ninguna enmienda en la Constitución estadounidense que señale que los medios de comunicación sean los que proclamen a un candidato como presidente electo. Existe algo que se llama plazos legales.

 

Y mientras tanto la vida sigue y las fechas se acercan. Ahí se sabrá la verdad. El mundo se está reacomodando y el que no esté atento… adiós.

 

Trump observando y esperando (supongo que tendrá algunos ases en la manga, nunca ha sido un tonto, no llegó hasta donde está porque sí); para hacer la jugada que le de la victoria.

 

Mientras tanto Biden sigue armando su futuro gabinete.

Trump ignora a Biden,

Biden ignora a Trump.

 

Medio EE.UU “molesto” con la otra mitad. Grupos minoritarios, pero ruidosos, aupados por millonarios e intereses causan destrozos en las calles para mantener la tensión.

 

Putin, un viejo zorro de la política, también espera.

 

El líder ruso no felicitará a Biden, mientras no se lo anuncie de manera oficial. Igual que López Obrador.

 

Putin dijo que en el no reconocimiento de Biden “no hay ninguna motivación oculta, no es que uno nos guste más y el otro no, simplemente estamos esperando a que termine el enfrentamiento político o que el resultado de los comicios sea legítimo y legal”.

 

Mientras tanto prefiere llamar a Joe, candidato, y no, presidente electo.

 

Hay que tener cuidado porque en el año 2016 todos felicitaron a Hillary y al final ganó Trump.

 

Si hubiera traspaso el 20 de enero de 2021 (suponiendo que hubiera ganado Biden) será algo histórico de ver, porque no se sabe en qué condiciones se llegará a esa fecha.