Alberto Fernández, NAAlberto Fernández, presidente de la Nación Argentina.

El encuentro comenzará a las 15:30 en el Salón Eva Perón de la Casa de Gobierno. El objetivo del Comité de Vacunación es diseñar y planificar la logística que demandará la distribución y aplicación de las vacunas contra el Covid-19 con las que el Gobierno espera contar durante los próximos meses.

 

Participarán de la reunión el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro de Salud, Ginés González García; el ministro de Defensa, Agustín Rossi; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; y la ministra de Seguridad, Sabina Frederic.

 

Buena parte de las estructuras de los ministerios tiene una aceitada experiencia de trabajo en los operativos electorales, con una movilización de efectivos que se despliega hasta los geografías más recónditas con urnas, boletas partidarias y los telegramas, ya que en una sola votación se hacen dos conteos, el provisorio (que hace el Poder Ejecutivo y se conoce el mismo día del comicio) y el definitivo (que realiza el Poder Judicial).

 

Noticias relacionadas

En este caso, el despliegue exigirá sumar personal sanitario debidamente capacitado y un sistema de congelamiento y/o enfriado, adaptado para cada una de las vacunas que el Gobierno adquiera, para lo que será necesario comprar grandes refrigeradores y también pequeños dispositivos de traslado manual.

 

Aunque todavía Presidencia no informó claramente qué contratos firmará, con qué laboratorios, a qué precio y bajo qué condiciones de entrega, se sabe que las vacunas disponibles en el más corto plazo tienen distintas exigencias en materia de frío:

-AstraZéneca, se puede almacenar a una temperatura normal de refrigerador pero su efectividad va del 62% al 90%.

-Moderna tiene una efectividad de 95% pero requiere una temperatura de almacenamiento de -20ºC.

-Pfizer, por su parte, también tiene una alta efectividad, cercana al 95%, y debe ser almacenada a -70ºC.

-Sputnik se puede almacenar a temperatura normal de refrigerador y su efectividad alcanzó el 90% en las pruebas preliminares.

El Gobierno tiene previsto vacunar a dos tercios de la población, unos 30 millones de personas, y debe encarar un plan de prioridades, que seguramente estará encabezado por el personal de salud y de seguridad y las personas mayores de 60 o 65 años, una edad que todavía no estaría definida en el Ministerio de Salud, según trascendió.

 

Posteriormente deberá realizarse algo así como un “ranking” de cormobilidades (diabetes, obesidad, inmunosuprimidos, etc) entre la población que tenga entre 18 y 60 o 65 años. Y, finalmente, las excepciones que puedan llegar a contemplarse.

 

El equipo presidencial también deberá encarar una tarea de comunicación que informe acerca de los objetivos, las ventajas de vacunarse, los riesgos, otro esfuerzo que será inédito para la administración pública, ya que deberá ser masiva y llegar a todo el país.