Diego Maradona, fútbolMARADONA. NA.

El astro futbolístico y actual entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata Diego Armando Maradona, ídolo máximo de la Selección argentina y campeón del mundo 1986, falleció hoy a los 60 años luego de sufrir un paro cardíaco en su casa del barrio San Andrés, cercano a Nordelta, en el norte del conurbano bonaerense.

Noticias relacionadas

 

Maradona estaba con su sobrino y algunos allegados cuando se descompensó antes del mediodía, lo que provocó que al menos tres ambulancias lleguen al lugar para tratar de reanimarlo, lo que no se logró.

 

ELMUNDO.ES: "Muere Diego Armando Maradona"

Diego Armando Maradona ha fallecido este miércoles a los 60 años de edad tras sufrir un paro respiratorio, según anunció el periódico Clarín en su edición digital.

 

El ex futbolista estuvo a principios de este mes diez días internado en una clínica de Buenos Aires por anemia, deshidratación y con un "bajón anímico", pero al hacerle chequeos se le diagnosticó un hematoma subdural por el que fue operado.

 

Maradona está considerado como uno de los mejores futbolistas de la historia del fútbol. Pasó de futbolista a leyenda en el Mundial de México 1986, cuando capitaneó a Argentina para ganar la Copa del Mundo. Su doblete contra Inglaterra en los cuartos de final del torneo, con un gol con la mano y otro recorriendo la mitad del campo mientras sorteaba defensas sin parar pasará a los libros de historia del deporte. "Barrilete cósmico, de qué planeta viniste", gritaba Victor Hugo Morales.

 

34 años después de aquello, el mundo despide a un Maradona que es religión en Argentina e icono en Nápoles, club al que levantó de las cenizas para llevarlo a conquistar Italia. En España pasó dos épocas, en Barcelona y en Sevilla, con más protagonismo en su vida nocturna que en el balón, pero para siempre recordado.

 

ELPAIS.ES: "Muere Diego Armando Maradona a los 60 años"

El astro argentino ha fallecido tras una parada cardiorrespiratoria, según han confirmado fuentes de la familia.

 

Diego Armando Maradona ha fallecido este miércoles a los 60 años víctima de un paro respiratorio, según han confirmado fuentes de la familia. Una semana después de su último cumpleaños, el astro argentino fue operado con éxito de un edema cerebral y el país celebró otra gambeta de su héroe dramático, pero sería la última. Tantos años de excesos, descuidos y conflictos emocionales terminaron por corroer su salud. Si ser Maradona y tener un solo cuerpo siempre fue una lucha desigual, en su última aparición como técnico de Gimnasia aparentó arrastrar el físico de alguien de 80 años, o más. Los inmortales también sufren.

 

En esa imagen, en la que Diego solo podía caminar ayudado por dos auxiliares, pareció concentrarse su historial clínico: su vieja adicción a la cocaína; un corazón que hacía varios años trabajaba al 30%; la obesidad que lo golpeó a comienzos de siglo -llegó a pesar 120 kilos-; el by pass gástrico al que había sido sometido en 2004; sangrados estomacales cada vez más habituales; problemas severos con el alcohol; un puñado de operaciones que sufrió en sus rodillas y la infinidad de golpes brutales que recibió en su época de jugador, incluida la fractura de un tobillo.

 

Su muerte sacude a Argentina -y no solo-, por un colapso de tristeza sin fecha de vencimiento a la vista: el duelo que empezó a flotar en las calles de Buenos Aires y el resto del país no será de esos que se disipen en años sino en generaciones. La muerte de Diego Armando Maradona supone el final de la edad de los héroes. Ídolos, genios y productos deportivos habrá siempre, pero Maradona excedió la condición de futbolista: fue un número 10 hecho país, una reivindicación popular en pantalones cortos, el milagro posible para una porción del mundo en la que el viento sopla en contra.

 

Si el vocabulario de su etapa como futbolista giró alrededor de goles, proezas y actos de magia, ya retirado le sumó términos como dependencia de drogas, afecciones cardíacas, problemas respiratorios, hipertensión, apneas de sueño, miocardiopatía dilatada, diabetes, anemia, borracheras, debilidades hepáticas, episodios de confusión mental y función renal alterada. “Es evidente que tengo línea directa con el Barba”, había dicho en 1997, en referencia a Jesús, después de una de sus habituales resurrecciones.

 

El fútbol será un simulacro de guerra, pero los estadios constituyeron para Maradona su único remanso de paz, una infancia eterna. Como si de lunes a sábado se dedicara a la halterofilia, la vida afuera de los campos de juego siempre le pesó, acaso inevitablemente. Así como los defensores rivales quedaban minimizados ante un cíclope del fútbol, ser Maradona y tener un solo cuerpo fue una pelea desigual. Como él mismo dijo, “de una patada fui de Villa Fiorito a la cima del mundo y ahí me la tuve que arreglar solo”.

 

AS.COM: "Muere Maradona"

Diego Maradona falleció a los pocos días de cumplir los 60 años de edad, según anuncia Clarín, y tras no superar una intervención quirúrgica por un hematoma subdural. La tragedia sacudió a toda la Argentina, donde Diego era ídolo de masas. Se vio desde el primer momento en el que fue ingresado hace unas semanas en la Clínica Ipensa, en la Plata. El exfutbolista presentaba un cuadro de anemia y depresión, por lo que quedó hospitalizado a falta de más pruebas.

 

El diagnóstico del día siguiente ya hizo saltar las alarmas. El hematoma subdural requería una intervención de urgencia, para lo cual Maradona fue trasladado a la Clínica Olivos. Ese momento en el que recorrió los 73,2 kilómetros de distancia entre las dos clínicas fue el último en el que pudo notar el fervor de los hinchas, que lo acompañaron en la salida y en la llegada. Tras unos días en casa, sufrió un paro cardíaco del que no pudo recuperarse.

 

Con el adiós de Maradona, Argentina y el mundo se quedan sin el que para muchos es el mejor jugador de todos los tiempos. Diego inició su carrera a los 16 años en Argentinos Juniors, aunque muy pronto emprendió rumbo a Boca, donde fue considerado siempre un ídolo, pese a que la dirigencia lo traspasó al Barcelona en lo que para la época fue un traspaso multimillonario y sonado.