Joe Biden junto a su perro Major, Foto ArchivoBiden se fisuró el pie mientras jugaba con su perro. Foto Archivo.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, se rompió el pie derecho jugando con su perro. Así lo informó su equipo, este domingo, citando el diagnóstico de un médico. El político de 78 años, se hizo daño al resbalarse mientras jugaba con uno de sus dos pastores alemanes, Major.

 

Su médico personal, Kevin O'Connor, dijo en un primer momento que el presidente electo había sufrido "un esguince del pie derecho" sin "fractura aparente". Pero un escáner posterior "confirmó fisuras (...) en mitad del pie", indicó el médico poco después, en un comunicado publicado por los servicios de prensa del demócrata.

 

Además, O'Connor dijo que el presidente electo "tendrá que llevar probablemente una bota ortopédica durante varias semanas". El exvicepresidente de Barack Obama será investido presidente el 20 de enero, convirtiéndose en el mandatario más anciano de la historia de Estados Unidos.

 

Noticias relacionadas

En la Casa Blanca tendrá a dos pastores alemanes, Major, adoptado en 2018 en un refugio y Champ, que está con la familia Biden desde 2008.

 

En los próximos días, Biden dará a conocer su equipo económico e indicó que en la Casa Blanca y en el ejecutivo apoyará la acción de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen. Ya se habían dado a conocer los encargados de la política exterior y la seguridad, aunque todavía resta elegir a los representantes de justicia, del Pentágono y de la CIA. En tanto, se espera a un especialista en Covid-19 quien tendrá la tarea de coordinar y supervisar la lucha contra la pandemia, incluido el desafío de la distribución de la vacuna.

 

El objetivo es tener un escenario lo más completo posible de las designaciones para el 14 de diciembre, día en que el colegio de los grandes electores votará formalmente la elección del nuevo presidente. Mientras Donald Turmp, en su primera salida de Washington tras las elecciones, se reunió con su familia en Camp David para la celebración del Día de Gracias, Biden, en su casa de Wilmington, lidia con decenas de llamadas telefónicas y de contactos vía Zoom, en el intento de tener ya listo a su equipo de trabajo para asumir el gobierno de Estados Unidos.

 

Por estos días, enfrenta las presiones del ala progresista del Partido Demócrata y con la necesidad de respetar su compromiso de un gobierno que sea "el espejo de Estados Unidos", con una presencia sin precedentes de mujeres y representantes de las minorías afroamericana e hispana.

 

Este miércoles debería ser el día de la formalización de la muy esperada designación de Janet Yellen al frente del Tesoro, quien ya fue muy bien recibida por los mercados.

 

Sin embargo, todavía es incierto el nombre del futuro consejero económico de la Casa Blanca: en las últimas horas, está en "pole position" el joven economista Brian Deese, de 42 años, quien fue viceconsejero económico de Barack Obama y ayudó particularmente en el salvataje del sector automotriz tras la crisis de 2007 y 2008.

 

Pero su actual rol gerencial en BlackRock, la firma de inversión más grande del mundo, hace que los demócratas de izquierda lo miren con desconfianza. Por eso, también se baraja el nombre de Roger Ferguson, economista afroamericano que fue vicepresidente del Sistema de la Reserva Federal (FED). También, quedan por designar los representantes de Comercio -crucial, sobre todo, en las futuras tratativas con China- y de los secretario de Comercio y Agricultura.

 

Mientras que Jefrey Zients, el exconsejero económico de Obama tendrá el rol de formar un equipo decisivo para combatir la pandemia de Covid-19, al parecer, encabezado por el número uno del Instituto para las Enfermedades Infecciosas, el virólogo Anthony Fauci, denostado por Trump.

 

Se sabe que, Biden quiere como Secretaria de Defensa a Michele Flournoy, quien sería la primera mujer de la historia a cargo de esa cartera. También ella tuvo experiencia con Clinton y Obama. Y también terminó en la mira de los progresistas no solo por ser considerada un "halcón" sino incluso por haber trabajado en consultoras que hicieron negocios con militares y gobiernos extranjeros. Un aspecto que pondría obstáculos a su confirmación en el Senado.

 

También suena el nombre de otra mujer Elizabeth Randall, exviceministra de Energía, y también el de Jeh Johnson, exministro de Seguridad Nacional de Obama.

 

¿Qué pasa con los titulares de Justicia y de la CIA? El nombre que más suena para la agencia de Inteligencia es el de Thomas Donilon, exconsejero de Seguridad Nacional de Obama. Pero también se habla de Sue Gordon, exvicejefa de Inteligencia, desplazada por Donald Trump.

 

Mientras que para Justicia, hay dos candidatas que se desempeñaron en el gobierno de Obama: Sally Yates, exfiscal general adjunta, y Lisa Monaco, asesora de seguridad nacional para el terrorismo. También compite para el puesto Michael Morell, quien se desempeñó como subdirector de la CIA entre 2011 y 2013.