Rodrigo "El potro" y Diego Maradona.

Ese tema que suene donde suene, te hace bailar. Ese cuarteto que te dan ganas de agarrar a quien tenes al lado y “tirar unos pasos”. Eso provoca “La mano de dios”, canción que le hizo “El potro” Rodrigo a su amigo Diego y que tuvo la oportunidad de cantársela en Cuba en el año 2000.

 

“En una villa nació, fue deseo de Dios, Crecer y sobrevivir a la humilde expresión”, arranca el tema que, en realidad fue escrito por Alejandro Romero, el cuñado de Rodrigo Bueno.

 

“El potro” era una estrella más que consagrada y comenzaba su romance con Alejandra Romero, quien fuera su último amor. El hermano de Alejandra, componía temas y el interprete le había pedido que quería sumar a su repertorio un tema que la “rompiera”. Así nació uno de los clásicos de el autor de “Fue lo mejor del amor”.

 

Noticias relacionadas

Alejandro, recordó como fue ese momento del pedido de Rodrigo:“Estuve dos horas frente a una hoja vacía, sin inspiración. Me angustié porque era un momento en el que las oportunidades no abundaban y hasta llegué a tener el sentimiento de querer dejar la música. En un momento, como en una especie de rezo, dije: ‘Por favor, dame una mano con una canción que le guste a Rodrigo… . Y empecé a escribir palabras sin sentido: ‘En una villa nació, fue deseo de Dios / Crecer y sobrevivir a la humilde expresión / Enfrentar la adversidad…’ En un momento sentí como una voz que me dictaba: ‘En un potrero forjó una zurda inmortal’. Me di cuenta de que tenía que ver con Maradona. Fue algo que me bajó…”.

 

La primera reacción de “El potro” no fue positiva, no le había gustado. Era de madrugada, el músico preparaba sus valijas para irse a Brasil y le pidió al entonces hermano de su novia, que la cantara 3 veces .. y ahí se dio cuenta que estaba frente a una canción que sería un éxito.

 

Rodrigo improvisó un título, “La mano de Dios”, y al costado de la hoja donde estaba escrito el borrador de la canción, escribió con lapicera I.N.R.I., las siglas que habrían sido escritas en la cruz en la que yacía Jesucristo. Y allí reveló un dato que pone piel de gallina a cualquiera: “En un momento, Rodrigo se queda pausado y me dice: ‘Me cagaste. Este va a ser mi último éxito”.