Coronavirus, vacuna, Reino Unido, Pfizer, Foto ReutersVacuna de Pfizer contra coronavirus en Reino Unido. Fotos: Reuters.

La noticia es por demás alentadora. El Reino Unido ha salido formalmente este miércoles de su segunda etapa de confinamiento preventivo y obligatorio por la pandemia del Covid-19 y lo hace con las más grandes expectativas. Es que se trata del primer país en dar su aprobación para la aplicación de una vacuna contra el letal coronavirus. Se trata de la vacuna producida por la firma Pfizer y su socia BioNTech. La campaña de vacunación comenzará seguramente a partir de la semana del 7 de diciembre, y como era de esperarse, los británicos ya se aprestan a regresar a su vida normal.

 

Sin embargo, no todo es tal como se piensa. La pregunta es: ¿Cómo será la "nueva normalidad"?

 

Los ingleses deben seguir cumpliendo una serie de restricciones en el ámbito local. Entre esas medidas está la imposibilidad de ver a sus familiares y amigos en lugares cerrados, que a la luz de los hechos resulta ser la inesperada novedad. También el Reino Unido mantendrá cerrados bares, restaurantes, cines y teatros cerrados en casi todo su territorio.

 

Noticias relacionadas

Las nuevas medidas fueron aprobadas este martes en la Cámara de los Comunes, como corolario de las idas y vueltas y la inocultable rebelión a la que se enfrentó recientemente el primer ministro, Boris Johnson, cuando 55 de sus propios diputados rechazaron el sistema de restricciones locales para remplazar al confinamiento; algo que había sido aprobado oportunamente gracias a la abstención de la oposición, pero dejó la autoridad del primer ministro y su mayoría parlamentaria en malas condiciones para seguir adelante.

 

Pese a este escenario, en muchos lugares de Inglaterra reabrieron negocios, en tanto que estadios de fútbol y otros eventos deportivos están habilitados para recibir nuevamente público asistente. Es por todo esto que el Gobierno ya ha tomado las primeras medidas tendientes a impedir una nueva e indeseable propagación del virus. Sobre todo por esta salida masiva de gente otra vez a las calles y el retome de sus actividades con cierta normalidad.

 

Así, las autoridades británicas desplegaron de inmediato un sistema masivo de test para permitir mayor movimiento en los próximos meses hasta que se complete la vacunación recientemente aprobada.

 

En tanto, el Ministerio de Salud anunció la aprobación de la vacuna desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y el laboratorio alemán BioNtech. "El Gobierno aceptó hoy la recomendación de la Agencia de Reglamentación de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) de aprobar el uso de la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer/BioNTech", anunció el Ministerio de Salud británico.

 

Como mencionamos, los temores por lo que puede venir tras la nueva apertura y la esperanza de la vacuna, llevaron a extremar los recaudos. Pese a la rapidez de su aprobación, esta se hizo "con toda rigurosidad" y sin precipitación, sostuvo la directora de este organismo independiente, June Raine.

 

Una primera entrega de 800.000 dosis de esta vacuna, de la que el Reino Unido adquirió 40 millones por adelantado, estará disponible a principios de la próxima semana, precisó el ministro de Salud, Matt Hancock.