Alberto Fernández y Amado BoudouAmado Boudou y Alberto Fernández.

El 5 de junio de 2014, el juez Ariel Lijó citaba por primera vez al, en ese entonces, vicepresidente Amado Boudou, por las supuestas irregularidades en el rescate de la imprenta Ciccone. El magistrado lo acusaba de accionar para quedarse con la empresa y hacer negocios con el Estado.

 

Ese pedido de indagatoria tuvo una fuerte repercusión en Argentina y el mundo. Los medios extranjeros hicieron eco de la noticia, que llegó ser un escándalo internacional.

 

En 2008 luego de haber presentado su renuncia a ser jefe de Gabinete, Alberto Fernández se había vuelto muy crítico de Cristina Fernández de Kirchner y de varios de sus funcionarios.

 

Noticias relacionadas

Por lo cuál, el actual presidente publicó una columna en el diario La Nación en la que acusaba a Boudou de mentir. “Todas las excusas dadas por él hasta aquí se han ido desvaneciendo con la misma velocidad con la que el agua se escapa entre los dedos. Boudou ya no tiene coartadas. Los argentinos saben cuánto ha mentido en su alocada carrera por escapar de los hechos que se le atribuyen”, escribió el actual mandatario.

 

Además, el peronista enumeró varias de las mentiras que habría dicho el vice, por ejemplo que sí conocía a Alejandro Vandenbroele porque era quien pagaba los servicios de su departamento en Puerto Madero.

 

“Tan fuerte fue la defensa organizada desde el poder, que hasta una ley de la Nación impulsada por la mismísima Presidente acabó por expropiar la empresa Ciccone para hacer más compleja la investigación de la maniobra”, destacó.

 

En ese mismo articulo Fernández apuntó contra Cristina Fernández de Kirchner “le ha costado mucho admitir el error que ha cometido. Tanto le ha costado, que ha preferido resguardarlo antes que aceptar que se equivocó” cerró.

 

La Corte Suprema de Justicia confirmó el pasado jueves 3 de diciembre la condena de cinco años y diez meses de prisión contra Amado Boudou en el caso Ciccone, por lo que el ex vicepresidente quedó cerca de volver a la cárcel.